Derecho y Electricidad. Conoce tu tarifa eléctrica.

DERECHO Y ELECTRICIDAD. CONOCE TU TARIFA ELÉCTRICA.

Si tenemos en cuenta que una vivienda de tamaño medio, donde vivan 3 personas, con iluminación, frigorífico, horno microondas, horno eléctrico, lavadora, vitrocerámica y televisión, mantiene contratada una potencia de 4,6 kW, y contando con una media de 1.000 horas de utilización al año de dicha potencia, tendríamos un coste de 4.600 kWh al año. La valoración económica de dicha energía ascendería a 598 € al año en el término variable de la factura (suponiendo un precio medio de 0,13 €/kwh). La valoración del término fijo de potencia sería de 193,2 € al año (con un precio de 42 €/kW). Si le sumamos el Impuesto Eléctrico, el IVA, el alquiler del contador o conceptos adicionales como la energía reactiva, un hogar de estas características pagaría no menos de 1.000 € al año en energía eléctrica. Si el hogar fuese un poco más grande, o contase con aire acondicionado, calefacción eléctrica, puestas eléctricas elevadoras, ascensor, o elementos como una alarma encendida todo el año, el coste se podría elevar hasta los 1.500 € o 2.000 € anuales.

El Real Decreto 216/2014 publicado en el BOE del 29 de marzo y cuya aplicación no ha tenido lugar sino hasta este pasado jueves 1 octubre (se han alargado plazos para que las compañías puedan adaptar sus sistemas a la nueva facturación) convierte la tradicional factura eléctrica en un “maremágnum” difícil de entender y dónde cada hora del día se factura a un precio distinto.

Si siempre ha sido necesario conocer el desglose de nuestra factura eléctrica, ahora resulta más importante que nunca, puesto que se trata de un relevante coste de nuestro hogar que debemos gestionar lo mejor posible.

TARIFA DE ACCESO.

En primer lugar tenemos que tener en cuenta la Tarifa de Acceso que nos corresponde. La electricidad se produce en las centrales generadoras y llega hasta nuestros hogares y empresas a través de la red eléctrica. Por ser el modelo técnicamente más eficiente, la electricidad viaja en alta tensión a través de grandes distancias, siendo el propietario de esta red de transporte la empresa semipública Red Eléctrica de España (REE). Una vez llega a las subestaciones cercanas a los núcleos urbanos o polígonos industriales, se distribuye por la red de media tensión de las compañías distribuidoras eléctricas (Endesa, Unión Fenosa, Iberdrola, Viesgo, etc…). Por último, los transformadores de las compañías pasan la electricidad a baja tensión, y la distribuyen mediantes redes de baja tensión por las calles de nuestros municipios hasta nuestro hogar o negocio.

El R.D. 1955/2000 y el R.D. 1164/2001 prescriben que según la potencia contratada que tenga un hogar o industria, y según acceda a la red en alta o baja tensión, su “tarifa de acceso” será distinta:

tarifas de acceso

(BT es U <= 1 kV y AT es U > 1 kV)

Así, según la tarifa que corresponda a nuestra instalación, nos corresponderá contribuir a los costes de mantenimiento de la Red en unos determinados importes que se fijan legalmente. Por lo que un primer componente de la tarifa eléctrica es el precio de estos llamados “peajes” de acceso.

Los hogares, por la potencia que necesitan los distintos elementos eléctricos que contienen, suelen estar contratados en tarifas 2.0 A y 2.1 A pues lo habitual será que las instalaciones familiares tengan menos de 15 kW de potencia.

ESTRUCTURA DE LOS PEAJES DE ACCESO.

Estos peajes de acceso, según el R.D. 1164/2001 son los siguientes:

peajes

Así, se paga una cantidad por la potencia contratada, también llamado término fijo, pues se paga todos los meses un mismo importe por acceder a esta Potencia.

En segundo lugar, pagamos por la energía que efectivamente consumimos, lo cual se suele llamar también término variable, pues su importe dependerá del consumo de kWh que hagamos cada mes.

Por último, la energía reactiva es la distorsión de la corriente en la Red que genera nuestra instalación, y por la cual también se paga un importe. Si bien en el caso de los suministros en 2.0 A y 2.1 A no se aplica.

COSTES DE MERCADO.

Por último, a los peajes de acceso se le suma por parte de nuestra compañía comercializadora los costes de la energía consumida. Así, en el término de energía activa, además del peaje regulado por Ley, se suma el importe que a la comercializadora eléctrica le cuesta adquirir la energía en el mercado , más su margen de beneficio. Y en el término de potencia también se introduce a veces un pequeño recargo, por los costes de gestión que tiene la compañía.

ALQUILER DEL CONTADOR E IMPUESTOS.

Por último, se añaden a la factura el precio del alquiler del equipo de medida (contador) que es obligatorio tengan todas las instalaciones (R.D. 1110/2007). Así como el IVA y el Impuesto Eléctrico.

DISCRIMINACIÓN HORARIA.

Tanto la tarifa 2.0 A como la tarifa 2.1 A se pueden contratar con discriminación horaria. Ello significa que, en vez de tener un precio fijo todo el día, se cobran dos precios distintos, uno más barato que el general, llamado Valle, entre las 10 de la noche y las 11 de la mañana (en verano 11 de la noche a 12 del mediodía); y otro horario llamado Punta el resto del día Contratar la discriminación horaria es recomendable cuándo una parte importante del consumo de nuestro hogar o pequeño negocio se produce en las horas Valle.

MERCADO REGULADO O MERCADO LIBRE.

Nuestros suministros en 2.0 A y 2.1 DHA pueden estar contratados en “mercado regulado” que es aquél en el que el Gobierno pone los precios (PVPC o TUR). O en “mercado libre” que significa que pactamos un contrato de mutuo acuerdo con nuestra compañía, y los precios por tanto serán los que ésta nos ofrezca en cada momento (los contratos suelen ser anuales).

En los suministros de más de 10 kW de Potencia (2.1 A) que están en “mercado regulado” se les aplica un recargo del 20 %, pues hace años se decidió incentivar el “mercado libre”. Los suministros de menos de 10 kW (2.0 A) sí que pueden acogerse al “mercado regulado” sin recargos, pues el legislador busca proteger a los pequeños consumidores, si bien reiteramos que el deseo de la ley y de los distintos gobiernos hace años ha sido el de que los consumidores pasemos a un libre mercado, pues se entiende que este proporcionará mejores precios por la vía de la competencia entre las comercializadoras eléctricas.

MERCADO REGULADO.

Así, si nuestro hogar de menos de 10 kW está en mercado regulado, la última reforma del Gobierno que como dijimos al principio entró en vigor el 1 octubre consiste en que cada hora del día se aplicará un precio distinto, el precio marcado para dicha hora en el Pool o mercado mayorista de la electricidad. Los suministros a los que se aplica dicho precio son los que tengan ya instalado el nuevo “contador inteligente”, que diferencia la energía consumida en cada una de las 24 horas del día.

En los suministros que aún no dispongan de los nuevos contadores digitales, y por el contrario mantengan contador analógico, se cobrará el precio medio del Pool correspondiente al período facturado.

MERCADO LIBRE PARA LOS HOGARES.

Por tanto, el precio resultante no lo podremos saber de antemano, sino que fluctuará según el precio oscile en el mercado en las horas del día en las que consumamos la electricidad.

La forma de evitar esta fluctuación de nuestra factura eléctrica es pactar un contrato con una comercializadora eléctrica, que nos ofrecen en cada momento distintas ofertas tanto en la modalidad de precio fijo todo el día, como en la modalidad de discriminación horaria. Desde luego, el precio fijo que pactemos en la oferta contratada con nuestra compañía podrá salir mejor o peor que el precio al que resulte el mercado, pero sabremos de antemano el precio al que consumimos, y las horas a las que hacer uso para abaratar nuestra factura.

Anuncios

Los peajes de la Electricidad en España

Según estudios de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) de cada 100 euros que pagamos en la factura de electricidad, en torno a 37 euros son el coste real de energía eléctrica que nuestra compañía comercializadora nos cobra por el suministro, otros 41 euros son para pagar los peajes, y por último los 22 euros restantes son impuestos.

COSTE ELECTRICIDAD 1

Respecto de los 37 euros del coste de la energía,nuestra compañía comercializadora(Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, etc…)compra la energía a los generadores (Centrales Nucleares, Térmicas, Eólicas, Solares, etc…) y nos la vende después a los clientes. En los 37 euros están incluidos por tanto los costes de producción y el margen comercial de generadores y comercializadores.

En cuanto a los 22 euros de impuestos, tenemos aquí el IVA, el Impuesto Eléctrico y el alquiler del contador (en este estudio de la CNMC se consideró de tal manera).

Pero ¿Qué son los peajes? Suponen la mayor parte de la factura eléctrica, un 41 % del total de nuestra factura de la luz, pero es poco conocido el desglose de éste concepto. Generalmente se asocian a los costes de transporte y distribución de la energía eléctrica, desde las centrales generadoras hasta los hogares y empresas. Pero como vamos a ver a continuación este coste es solo una parte del total.

La realidad es que bajo este concepto se agrupan hasta 20 costes distintos, de los cuales unos corresponden a la infraestructura de distribución, transporte y organización del mercado eléctrico y las redes, y otros muchos son el resultado de las políticas energéticas que han llevado a cabo los distintos Gobiernos en las últimas décadas.

Este cuadro, perteneciente al informe del mercado eléctrico que elaboró el Observatorio Critico de la Energía (asociación de jóvenes ingeniero y estudiosos del sistema eléctrico) nos desglosa los costes englobados en la componente regulada de la factura eléctrica con un buen nivel de detalle:

peajes electricidad

Analicemos las distintas partidas que componen los peajes.

  1. Transporte y Distribución: Esta partida está destinada a remunerar los costes de inversión, mantenimiento y operaciones en que incurren las compañías propietarias de las redes de transporte y distribución de energía eléctrica, que llevan la misma desde las unidades generadoras hasta los consumidores finales. Las infraestructuras necesarias son principalmente las subestaciones, las redes de alta y muy alta tensión, las redes de media tensión, los centros de transformación y las redes de baja tensión.
  2. REE, OMEL Y CNE. Aquí se aglutinan los costes de infraestructura de Red Eléctrica de España, en cuanto a su labor de operador del sistema, encargándose de organizar el sistema eléctrico para que en todo momento esté casada la generación con la demanda en tiempo real, y no existan cortes o interrupciones del suministro. Junto con los costes de OMEL y OMIE, las compañías que operan el mercado donde se compra y vende la energía eléctrica. Y por último los costes del regulador del mercado, labor desarrollada antes por la CNE (Comisión Nacional de la Energía) y hoy traspasada al “superregulador” CNME (Comisión Nacional de los Mercados).
  3. Compensación Extrapenínsular. La generación de electricidad en las Islas Canarias y en las Islas Baleares es más cara que en el sistema peninsular, por distintos motivos, como la falta de interconexión con el sistema peninsular, y entre islas. Esta partida va destinada a cubrir el desfase entre el coste real de la energía en estos subsistemas, y el precio que pagan los usuarios de la misma (el mismo precio que en la península).
  4. Régimen Especial. La generación llamada “de régimen especial” es aquella donde los generadores son instalaciones de menos de 50 MW que utilizan como energía primaria renovables o residuos. Todas las subvenciones y primas que los distintos gobiernos han destinado a incentivar, de una u otra manera, este tipo de generación considerada más respetuosa con el medio ambiente, se engloban en esta partida.
  5. Industria del carbón. ELCOGAS. El carbón nacional es más caro, y muchas veces de peor calidad, que el que las centrales generadoras pueden comprar en el extranjero. Para que los productores nacionales no dejasen de consumir el carbón español, los distintos gobiernos han subvencionado su uso, vía primas al consumo de carbón nacional y al stock de carbón español. Aquí encontramos por tanto su coste. También se incluye en esta partida el plan Elcogas, un proyecto piloto en Puertollano (Ciudad Real) que genera energía con ciclo combinado de carbón, y que logra menos emisiones de CO2; siendo el proyecto deficitario, se subvenciona por considerarse de relevancia para el desarrollo de esta tecnología.
  6. Industria nuclear. En esta partida se engloban la moratoria nuclear y el stock estratégico de uranio. Desde 1984 los distintos gobiernos nacionales han detenido buena parte de la generación con energía nuclear, alegando motivos de seguridad y medio ambiente, y encontramos aquí los costes de dichas políticas.
  7. Costes de Transición a la competencia. Entre 1988 y 1997 hubo un sistema de transición del mercado nacionalizado al mercado libre, denominado Marco Legal Estable, donde los consumidores pagaban una tarifa que no alcanzaba al coste real de la generación de la energía, estando aquí recogida la deuda del Gobierno con las compañías por dicho motivo.
  8. Déficit de Tarifa. Desde 1997 hasta 2009 se produjo la liberalización paulatina del sector eléctrico, siendo inferior las tarifas que pagaban los consumidores al coste real, y recogiéndose aquí la deuda del Gobierno con las compañías por tal motivo.

peajes

En definitiva, el 63 % de lo que pagamos en Electricidad no corresponde a la energía eléctrica que consumimos, sino a los costes del sistema, así como a los costes de las distintas políticas energéticas que han seguido los gobiernos de España desde el año 1982.

Vía | Observatorio del mercado eléctrico

Más Información | Red Eléctrica de España  OMIEImágenes | Observatorio del mercado eléctrico  Pixabay y Elaboración Propia.