¿Cómo funcionan los fondos de inversión garantizados?

Los productos estructurados llegaron a mediados de la década de los 90 del pasado siglo a España como alternativa a los productos de ahorro tradicionales de Banca comercial o banca minorista. Siendo los productos garantizados más vendidos el Fondo Garantizado y el Plan de Pensiones Garantizado. La estructura que ambos comparten es la que vamos a estudiar en este ensayo.

Un producto estructurado es un producto financiero que resulta de la unión (estructura) en un solo producto final para el cliente de dos o más productos de inversión.

Breve nota histórica.

Tradicionalmente el perfil medio de ahorrador español solía depositar su dinero en imposiciones a plazo fijo, es decir, depósitos ordinarios. Pero los depósitos dejan un margen muy bajo a la cuenta de resultados del Banco, y en un escenario de tipos a la baja cada renovación implica un menor tipo de interés para el ahorrador.

Por ello los Bancos comerciales españoles se lanzaron a la venta de Fondos de Inversión de renta fija a mediados de los años 80. Es decir, para el ahorrador medio que no quiere asumir grandes riesgos se le derivaba del depósito a plazo fijo tradicional al fondo de renta fija. Sin embargo hacia 1994 se vivió una importante crisis de estos fondos, dada la escalada de tipos de interés que afectó negativamente a sus subyacentes. Y como solución a la salida masiva de patrimonio de los Fondos de Renta Fija los Bancos empezaron en 1995 a comercializar Fondos estructurados, tanto de Renta Fija como de Renta Variable, que aseguraban de inicio al cliente un tipo de interés definido. A diferencia de los anteriores Fondos de Renta Fija, que invertían en activos relativamente seguros pero que no garantizaban ningún rendimiento, y además habían caído en pérdidas durante la mencionada crisis (por la devaluación de la renta fija subyacente, dado que cuando suben los tipos se devalúan en el mercado las emisiones anteriores con menor tipo).

Estructura del Fondo Garantizado.

Un Fondo de Inversión ordinario invierte del dinero de los partícipes en diferentes activos (de renta fija, variable, materias primas, inmuebles, etc…). El Gestor puede agregar todos los activos bajo gestión y diseñar una estrategia optima, pero nunca podrá asegurar un resultado determinado.

Lo que hace el Fondo Garantizado es utilizar productos derivados para asegurar desde el inicio un resultado a sus partícipes.

Como empezábamos indicando, los productos estructurados se componen con dos o más productos financieros, y los Fondos Garantizados suelen estructurarse a partir de:

  • Un bono cupón cero.
  • Uno o varios productos derivados, que suelen ser:
    • Opciones Call
    • Opciones Put

El bono permite asegurar a vencimiento el 100% del capital invertido. Esto es posible dado que estos bonos se emiten por un valor inferior a su nominal (lo que se denomina emisión “al descuento”) y el rendimiento de los mismos consiste por tanto en cobrar el nominal a vencimiento.

Por ejemplo, un bono cupón cero con valor nominal de 100 millones de euros con vencimiento a 5 años y por un valor de emisión de 95 millones implica cobrar a vencimiento 5 millones de rendimiento sobre la inversión, en torno por tanto al 5% de rendimiento total.

Si en este ejemplo se emite el Fondo Garantizado a 5 años, por un valor de 100 millones de euros para sus partícipes, y se compra el Bono cupón cero indicado, los gestores del Fondo:

  • obtienen en este momento los 100 millones.
  • pueden asegurar el 100% del capital invertido a vencimiento a sus partícipes, puesto que a los cinco años cobrarán los 100 millones y devolverán en todo caso el importe recibido de los partícipes.
  • Con los 5 millones que actualmente se quedan en su activo, como diferencia entre los 95 millones del Bono comprado y los 100 millones aportados por los partícipes, pueden cobrar su comisión y comprar derivados que les permitan ofrecer a los partícipes una garantía adicional.

Los derivados, normalmente opciones Call o Put, se compran por tanto con la diferencia entre el valor “al descuento” del Bono cupón cero, y el importe aportado por los inversores o partícipes del Fondo Garantizado.

Por ejemplo, si los gestores del Fondo compran una opción Call modalidad asiática sobre el Eurostoxx 50, por 4 millones de euros y con vencimiento a 5 años, podrá asegurar al vencimiento a los partícipes el 100% de la revaloración media mensual de este índice durante el plazo de inversión.

¿Qué son las opciones asiáticas? Son aquellas en las que el precio del activo subyacente a vencimiento se determina como la media de las cotizaciones de dicho subyacente en un período de tiempo. Ello permite: 1) no depender únicamente del precio a la fecha de vencimiento del subyacente, facilitando la inversión en la rentabilidad media durante todo el período; 2) menor coste de la prima, dado que el precio medio es menos volátil que la serie total de precios de cotización del activo en el mismo tiempo;

Por tanto, con la prima de 4 millones la opción call sobre el Eurostoxx 50 nos asegura poder “comprar” la revalorización media del activo si ésta es positiva. En esta opción call el nominal del subyacente sería de 100 millones, capital total del fondo, con lo cual se consigue para los partícipes de manera sintética replicar una inversión de su capital en el índice a fin de obtener la revalorización del mismo. ´

Pero ¿Qué pasa si la revalorización del índice es negativa? En este caso, los gestores del Fondo no ejercerán la opción de compra, y los titulares recuperarán el 100% de la inversión a vencimiento, por el cobro del bono.

Por tanto, como resultado del fondo estructurado, los pequeños inversores, consiguen invertir en el índice Eurostoxx y obtener su revalorización media, sin asumir riesgo de pérdida de sus ahorros.

Finalmente cabe preguntarse ¿Por qué ya no vemos fondos de inversión garantizados en las ofertas de los Bancos comerciales? En el actual escenario de tipos de interés tan bajos, en mínimos históricos, no existen alternativas de Bonos en el mercado que posean una rentabilidad que deje margen para crear un Fondo Garantizado atractivo. Si el tipo de interés de mercado es por ejemplo del 0,1 % un Bono cupón cero a 5 años de 100 millones¡ de nominal cotizaría hoy en torno a 99,9 millones, con lo cual deja solo 0,5 millones a la Gestora, que quitando gastos y comisiones no tendría margen para realizar estrategias de inversión con derivados.


* Más información|  Finance Weblog  Economipedia
* Imagen| Pixabay

Anuncios

Breve introducción al mercado de renta fija privada

Las dos vías de financiación de las empresas: Banca y Mercados.

Cuando las empresas necesitan financiación para desarrollar su actividad pueden acudir básicamente a dos vías de financiación: una vía es la bancaria, donde los prestamistas son instituciones financieras cuyos recursos provienen de los clientes que depositan allí sus ahorros, intermediando por tanto entre clientes de pasivo (ahorradores) y clientes de activo (demandantes de préstamos); la otra vía es la de acudir directamente a los mercados financieros, emitiendo títulos de deuda que los inversores podrán valorar y adquirir para sus carteras.

La vía directa de los mercados financieros.

Esta segunda vía se impone para compañías de una cierta dimensión, que no pueden depender exclusivamente de la deuda bancaria. Y es que los bancos trabajan bajo una estricta normativa pública que limita los riesgos que pueden asumir y el capital que pueden exponer a cada empresa, proyecto o tipo de financiación en general.

Renta fija y renta variable.

Y en la vía directa de los mercados financieros las empresas pueden emitir diferentes tipos de activos para financiarse, que se clasifican principalmente entre activos de renta fija y activos de renta variable. Los de renta fija otorgan al inversor el derecho a cobrar un rendimiento periódico determinado, como por ejemplo un cupón trimestral, y suelen tener una amortización cierta e igualmente determinada, como por ejemplo la devolución del principal a los 10 años. Por su parte, los activos de renta variable no pagan un cupón determinado, siendo el ejemplo principal la acciones, que pagan a sus propietarios vía dividendos cuando así lo deciden los administradores de la compañía.

Renta fija a corto o largo plazo.

Ya concretamente dentro de los activos de renta fija, podemos realizar una clasificación de los mismos en función de su plazo de vencimiento: renta fija a corto plazo y renta fija a largo plazo. Se considera corto plazo el vencimiento hasta 12 o 18 meses, mientras que los activos a largo plazo son aquellos cuyo vencimiento supera dicho plazo.

La renta fija a corto plazo suele revestir la forma de Pagarés, y se denominan Pagarés de Empresa.

Mientras que la renta fija a largo plazo abarca Bonos, Obligaciones y Participaciones.

El mercado primario y los mercados secundarios.

La distinción entre mercado primario y mercados secundarios se refieren al momento del tiempo en el que se realiza la transacción entre el vendedor del título de renta fija y los inversores.

Cuando la empresa que necesita financiarse emite los valores de renta fija y los vende a los inversores se entiende que la transacción se realiza en el mercado primario. Dicho de otra manera, el mercado primario sería el mercado de emisión inicial de los valores de renta fija.

Pero al tratarse de títulos al portador, esto es, activos cuyo propietario puede vender a otro nuevo inversor después de adquirir el mismo a la empresa que ha emitido los mismos en el mercado primario, y de forma sucesiva cada nuevo tenedor puede volver a venderlos a su vez hasta llegado el vencimiento de los mismos, estas operaciones de compraventa se realizan en el denominado mercado secundario.

Estos mercados secundarios permiten a los inversores gozar de una gran liquidez, pudiendo poner a la venta en cualquier momento sus títulos de renta fija, y permitiendo igualmente poder valorar en todo momento el activo en función de la cotización de títulos similares en el mercado.

Tipos de emisión y rentabilidad de la renta fija.

Los pagarés se suelen emitir “al descuento”, método también denominado “cobro de intereses del tirón”: el inversor los adquiere con un descuento sobre su valor nominal, por lo que su rentabilidad se obtiene por la diferencia entre el precio de compra y el valor nominal del pagaré que se recibe en la fecha de amortización. Los vencimientos se suelen fijar en 3 meses, 6 meses, 9 meses, 12 meses, 15 meses o 18 meses. Por ejemplo, en la emisión de unos pagarés a 12 meses con valor nominal de 100 € y valor de emisión al 98 %, los inversores los adquieren por 98 € y cobrarán a vencimiento 100 €, lo que implica una rentabilidad anual del 2 %.

Los Bonos y las Obligaciones suelen emitirse con plazos de amortización entre 5 y 20 años, y las Participaciones suelen sin embargo emitirse sin plazo de vencimiento, como deuda perpetua. Suelen pagar intereses de una de las siguientes formas: en la modalidad denominada “cupón cero” donde el título se adquiere por su valor nominal y se va amortizando a lo largo del tiempo con diferentes primas según el plazo de reembolso; o bien en la modalidad de “interés referenciado” donde el interés se referencia a un índice del mercado, como el Euribor.

AIAF: Mercado oficial de Renta Fija privada.

El mercado secundario oficial de renta fija en España, está organizado y gestionado por AIAF (Asociación de Intermediarios de Activos Financieros) y en él se negocian los Pagarés y otros tipos de deuda a corto plazo de empresas privadas.

Se trata como decimos de un mercado organizado, en contraposición a los mercados OTC (over the counter) creado en 1986 por iniciativa del Banco de España, y perteneciente a BME (Bolsas Y Mercados Españoles) desde 2001. Cuenta con 80 miembros entre los que se encuentran los principales Bancos, sociedades y agencias de inversión.

Se negocian en este mercado los siguientes tipos de activos:

  1. Corto Plazo: Pagarés de Empresa.
  2. Medio y Largo Plazo: Bonos, Obligaciones, Cédulas Hipotecarias, Emisiones Titulizadas, Participaciones preferentes y Bonos Matador.

Los requisitos que deben cumplir las empresas y sus emisiones para ser admitidas a negociación en este mercado son muy elevados, por lo que garantiza una elevada seguridad y solvencia a los compradores.

SEND: Sistema Electrónico de Negociación de Deuda.

Se trata de una plataforma electrónica destinada específicamente a la negociación de Renta Fija para minoristas, creada por AIAF en 2010 para mejorar la transparencia y la liquidez del mercado español de Deuda Corporativa.

Se negocian en SEND participaciones preferentes, bonos y obligaciones simples, obligaciones subordinadas, obligaciones con bonificación fiscal, cédulas y los pagarés con vencimiento superior a 6 meses, emitidas a partir de 2009, con nominal unitario igual o inferior a 1.500 euros, y cuyos destinatarios son inversores particulares.

SEND permite a los particulares realizar transacciones electrónicas sobre los activos allí negociados de forma directa y con menores costes de transacción. Y con la garantía del mercado AIAF en todo momento.

MERF: Mercado Alternativo de Renta Fija.

Se trata del mercado no oficial de renta fija, alternativo a AIAF. Forma parte también de BME pero adopta la estructura jurídica de Sistema Multilateral de Negociación, lo que le permite operar como un mercado privado. Esto implica que los emisores y los títulos negociados no deben cumplir una regulación tan estricta como la del mercado oficial AIAF, y ello dota de flexibilidad a las empresas que necesitan financiación.

Se negocian en este mercado los siguientes tipos de activos:

  1. Corto Plazo: Pagarés de Empresa.
  2. Medio y Largo Plazo: Bonos, Obligaciones y Titulaciones.

La flexibilidad de MERF ha hecho que la mayor parte de las emisiones empresariales y corporativas de los últimos años coticen aquí en vez de en AIAF.


* Más información| BMERF  Finanzas para Todos  Cuanto vale un euro
* Imagen| Pixabay