Las cuatro claves del liderazgo

Se buscan líderes, no jefes. Esta frase la hemos leído repetidamente en los últimos años, y viene a poner de manifiesto que al frente del éxito empresarial siempre hay un líder que dirige con éxito a su destino a toda la organización, no solo un jefe con una gestión diligente.

Y es que como nos decía P. Drucker  “un líder eficaz no es alguien a quien se le quiera o admire. Es alguien cuyos seguidores hacen lo que es debido. La popularidad no es liderazgo. Los resultados sí lo son”.

Pero la gran pregunta es ¿Qué cualidades definen realmente a un líder?

Recientemente escuché una conferencia del Dr. M. Alonso Puig, conocido investigador en distintos campos relacionados con la Medicina, el Management o el Coaching, y cuyas conclusiones sobre el liderazgo creo que son realmente acertadas.

Por ello me propongo aquí compartir su tesis sobre las cuatro cualidades que convierte a una persona en un líder, así como  qué tipo de liderazgo es el correcto.

Liderar significa conducir.

Líder es una palabra de origen sajón, que deriva del término Leader, el cual a su vez significa guiar por un camino, servir como indicador de ruta. En el inglés moderno el término Lead tiene las siguientes acepciones: conducir; guiar; acaudillar; adiestrar; inducir; capitanear; mandar; llevar la punta

Por tanto, lo primero y más evidente que podemos afirmar es que liderar es conducir un proyecto, servir de guía a un grupo de personas. Y en un nivel de abstracción más elevado, liderar equivaldría a influir en los demás e inspirar determinados comportamientos de seguimiento voluntario.

Liderar es un verbo.

Liderar no es una condición de una persona, sino que se trata de un verbo, de una acción que todo el mundo puede llevar a cabo.

Por tanto líder no es alguien concreto y particular, como a veces tendemos a pensar. Líder es todo aquel que ejerce el verbo liderar.

Todos podemos liderar.

Pero bailar también es un verbo, y no solo basta con ponerse a bailar para hacerlo bien. Al margen de las cualidades intrínsecas de cada persona, tanto físicas como psíquicas, que pueden llevarle a cantar mejor o bailar mejor que otros, lo cierto es que todos podemos cantar y bailar, cada uno a nuestro nivel.

Con el liderazgo  pasa lo mismo, no todos vamos a ser los grandes líderes empresariales o políticos de nuestro tiempo, pero sin embargo todos podemos liderar a nuestro nivel y en nuestro ámbito personal y profesional.

Las cuatro claves del liderazgo.

El líder a cualquier nivel requiere de modo “sine qua non” de cuatro cualidades específicas:

1.- Competencia.

2.- Visión.

3.- Carácter

4.- Empatía.

  1. Competencia.

El líder debe ser una persona suficientemente competente en el campo en el que va a liderar. Es decir, debe contar con un bagaje académico y profesional que le acredite como persona competente para opinar, pues su discurso no puede nacer de su mera opinión, en tanto que no sería creíble. La opinión del líder debe basarse en un profundo conocimiento y en una exitosa experiencia.

Por ejemplo, difícilmente alguien sin ningún tipo de conocimientos arquitectónicos podrá convertirse en el líder de la arquitectura moderna entre el resto de arquitectos, pues su opinión será siempre cuestionable y las más de las veces técnicamente errónea.

  1. Visión.

Además de contar con la suficiente competencia para liderar en su campo, tendrá que tener una visión ilusionante del destino a alcanzar. Los líderes conducen a otras personas a alcanzar fines comunes, y para ello deben saber dónde está el destino de dicho viaje. Es más, el destino lo marcan ellos mismos, lo marca su visión de futuro. Incluso en situaciones complicadas, el líder tiene visión, sabe lo que hay que hacer.

La visión es la capacidad de abstraerse de las cuestiones de corto plazo, salir de la caja y poder ver las cosas a un nivel superior, lo cual permite diseñar la estrategia de largo plazo más adecuada y exitosa. Es lo que el Dr. Covey llama “trabajar en el segundo cuadrante” en su obra “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”.

  1. Carácter.

En tercer lugar, un líder debe tener carácter, pues de otra forma aunque cuente con una gran experiencia, y tenga visión de futuro, no será capaz de movilizar a otras personas a seguirle. El carácter implica seguridad en sí mismo y un alto coeficiente de inteligencia emocional: el líder es fiable, íntegro, honesto, justo, coherente, y aunque no es perfecto y se puede equivocar hace siempre lo que dice, y dice siempre de forma transparente lo que hace. Por ello mueve con su ejemplo.

  1. Empatía.

Por último, pero no menos importante, el líder tiene un alto grado de empatía, es capaz de conectar fácilmente con los demás, con sus sentimientos y emociones. Pues si le sobra carácter pero le falta empatía no podrá ganarse el afecto de sus seguidores.

Así por tanto, a cualquier nivel y en todas las materias el líder es aquel que es competente, tiene visión, tiene carácter y conecta con los demás.

Poder y Autoridad.

Por ello el líder no impone, el líder atrae. Y por eso empezábamos diciendo que el jefe tiene poder, y utiliza el mismo para gestionar, pero el líder no consigue movilizar gracias al poder, sino gracias a su gran autoridad, que resulta ser el potente detonante que mueve al equipo.

Liderazgo de servicio.

Mientras que lo intuitivo es imaginar al líder como alguien superior a los demás, por encima el grupo, el verdadero liderazgo efectivo es el liderazgo de servicio, es decir, aquél en el que el líder está realmente al servicio de su equipo y de los fines a conquistar.

Así, se reconoce a sí mismo como uno más del grupo, de ninguna manera superior a los demás, pero sí con la responsabilidad de dar servicio a los fines comunes.

Transmitir ideas.

El líder en definitiva transmite de forma efectiva a los demás sus ideas, los persuade para seguir un camino determinado.

Si recordamos la obra Retórica, de Aristóteles (384-322 a.C.) el discurso persuasivo que resulta eficaz consta de tres partes argumentales:

1.- Logos. → Argumento lógico.

2.- Ethos. → Apelación a la solvente autoridad del que expone el argumento.

3.- Pathos. → Apelación a los sentimientos y al lazo sentimental entre el que expone el argumento y su audiencia.

Y las cuatro cualidades del líder se pueden enmarcar en esta estructura de argumentos:

  1. a) La competencia con la que se construye el discuro, y la parte racional de la visión del líder conforman el Logos de su discurso.
  2. b) La propia competencia personal y profesional del líder, la parte emocional de su visión, y el carácter del líder se corresponden con el Ethos, con su autoridad para liderar.
  3. c) Por último, su conexión emocional con el grupo al que lidera, la empatía que conecta con sus seguidores y su vocación de servicio constituyen el Pathos del discurso.


* Vía|Madera de Lider (Mario Alonso Puig, 2004, Empresa Activa)
* Más información|Harvard Business Review
* Imagen|pixabay

Anuncios

Estudiando los 7 hábitos (VIII). Sinergiza.

SINERGIA

Nos dice el diccionario que Sinergia significa <<Coordinación de actividades económicas cuyo rendimiento es superior que si se realizaran por separado.>>. Es decir, el resultado es superior a la mera suma de las partes. Un ejemplo de sinergia que me parece claramente revelador es el de los hijos, verdadera sinergia derivada de la unión de sus padres. Todos somos fruto de la relación de dos personas, nuestra propia vida es el resultado de la sinergia entre un hombre y una mujer.

Las personas altamente efectivas son capaces de liderar las relaciones en los grupos en los que interaccionan, ya sea en su equipo de trabajo, en su familia, en la reunión de vecinos o con su grupo de amigos, de cara a lograr sinergias entre todos ellos.

SINERGIA INTERIOR

sinergiaPero la capacidad de crear sinergias interpersonales (con el resto del mundo con el que interactuamos) debe tener un antecedente en la persona altamente efectiva, que no es otro que la sinergia interior (con nosotros mismos). La sinergia personal se logra con la interiorización de los tres primeros hábitos (Proactividad, Comenzar con un fin en mente y Poner primero lo primero). Ello hace que podamos después asumir el paradigma de la abundancia del cuarto hábito (Mentalidad ganar-ganar) así como el paradigma de la autenticidad que supone el quinto hábito (Procura primero entender y luego ser entendido).

A nivel psicológico el interiorizar los principios intrapersonales (los tres primero hábitos) y después poder adoptar los principios interpersonales (hábitos cuatro y cinco) conlleva la activación tanto del hemisferio derecho de nuestro cerebro (parte creativa, intuitiva, visual) como del hemisferio izquierdo (parte racional, lógica y verbal). Se crea una sinergia psíquica entre las distintas partes de su cerebro que arrojará resultados mayores que la mera suma de las partes.

De la misma manera debemos reseñar que, asumiendo que existen tres emociones básicas en nuestro cerebro, a saber: Ira, Miedo y Alegría, la sinergia de los hábitos primero a quinto hace que nos situemos en la Alegría, emoción que hará que nos sea más fácil ejercer un liderazgo positivo en aquellos foros en los que actuamos, tendente a la creación de sinergias.

VALORAR LA DIFERENCIA

Ya en el mundo exterior, en las relaciones intrapersonales, la sinergia comienza necesariamente de la valoración de las diferencias. Cuando somos capaces de valorar las diferencias mentales, emocionales y psicológicas de las otras personas estamos en disposición de liderar las relaciones para crear sinergias.

La realidad es subjetiva. Nadie puede ver las cosas de manera objetiva, sino que todos vemos la realidad en base a nuestros principios, creencias y paradigmas, y es necesario entender profundamente esto para poder comprender que nuestra visión de la realidad no es absoluta y objetiva. Por ello, debemos ser humildes, siendo conscientes de nuestras propias limitaciones perceptivas de nuestra persona, a la par que debemos ser respetuosos con la visión de la realidad de las demás personas. Así podremos valorar los diferentes puntos de vista y ampliar nuestro propio conocimiento de la realidad desde el conocimiento que de las mismas cosas tienen los demás. Como nos indica Covey <<¿es lógico que dos personas disientan y que ambas tengan razón? No es lógico, es psicológico.>>

COMUNICACIÓN RESPETUOSA Y SINERGICA

Cuando somos humildes para reconocer que nuestra visión de la realidad es subjetiva, y somos respetuosos con las visiones de la realidad de las otras personas, estamos en disposición de cooperar con ellos entendiendo sus puntos de vista, para liderar sinérgicamente. Y en este proceso de cooperación la comunicación debe ser necesariamente respetuosa, como paso previo a alcanzar un nivel de comunicación sinérgica.

quipo de trabajoMientras que la comunicación defensiva corresponde a una visión Ganar-Perder, las personas altamente efectivas tienen interiorizado el paradigma Ganar-Ganar, que implica alcanzar transacciones beneficiosas para ambas partes. Por ello sin duda se comunicarán con profundo respeto hacia las posiciones de los demás.

Igualmente, las personas altamente efectivas saben escuchar profunda y realmente a los demás, y después exponer con sumo respeto sus planteamientos y objeciones, a fin de hacerse entender.

De la combinación del respeto y la escucha efectiva nacerá un nivel más alto de comunicación, que podemos llamar comunicación sinérgica. En este nivel las personas efectivas crean el clima de debate adecuado para que todos los integrantes del equipo o relación sumen valor en sus distintas perspectivas y aportaciones.

CREATIVIDAD.

Las sinergias crean algo nuevo, como resultado de la interacción de distintos elementos que, por si mismos y sin dicha interacción, no hubiesen podido generar dicha creación. Como decíamos al principio, todos somos fruto de la sinergia resultante de la unión de nuestro padre y nuestra madre. En el mundo empresarial, el gran objetivo de una fusión o adquisición suele ser la creación de sinergias, logrando resultados que dichas empresas por separado no hubiesen podido lograr.

sinergia 2Toda la naturaleza es sinérgica, la unión de átomos forma moléculas, la unión de distintas moléculas forma células, la unión de células forma órganos y seres vivos.

Como nos indica Covey, <<la sinerigia es la esencia del liderazgo transformador. Es la esencia de la paternidad transformadora. Cataliza, unifica y libera las más grandes energías del interior de la persona>>.

LA TERCERA ALTERNATIVA

En las negociaciones y deliberaciones, la sinergia crea una tercera alternativa. Si no nos salimos del marco tradicional de pensamiento, donde nuestros paradigmas y visión subjetiva nos impide ver más allá de nuestras propias creencias, sin apreciar nada más, muchas veces nos encontraremos en un punto muerto cuándo las personas con las que interactuamos tienen visiones de la realidad muy distintas a la nuestra, incluso enfrentadas. Parece haber solo dos alternativas, la nuestra y la otra, esto nos impide avanzar.

El uso de paradigmas “Ganar-Perder” o “Perder-Ganar” así como el recurso al lenguaje legalista, donde cada parte intenta defender jurídica y racionalmente su posición, sin mirar más allá, contribuye a enquistar las relaciones.

Sin embargo, las personas altamente efectivas al crear una situación sinérgica en estas relaciones, deliberaciones o negociaciones estancadas, generan el pensamiento “out of the box” o alternativo que da lugar a una tercera alternativa que resulta válida para todas las partes implicadas. Un tercer camino que no estaba ahí, sino que ellos han creado a partir de su relación sinérgica.

CONCLUSIÓN

El hábito de la sinergia conduce a que las personas altamente efectivas puedan ejercer un liderazgo creativo y transformador en aquellas relaciones y grupos en los que interactúan. A medida que la relación o grupo va entrando en una dinámica de comunicación sinérgica, donde se debate con respeto y humildad, las fuerzas negativas determinadas por visiones cerradas y autoritarias se irán diluyendo, y se lograrán resultados creativos, sinérgicos, terceras alternativas que antes no existían y que resultan válidas para todas las partes.

En el arte de la retórica se nos enseña que en las deliberaciones sobre cuestiones de acción no existe una solución única, pero sí una solución preferible. Creemos con sinergia la solución preferible para todas las partes implicadas.

Vía|Stephen R. Covey Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva (Paidos Ibérica, 2011)
Más información| Stephen R. Covey  Change Management  Behavior-Change
Imagen|Pixabay