¿Cómo funcionan los fondos de inversión garantizados?

Los productos estructurados llegaron a mediados de la década de los 90 del pasado siglo a España como alternativa a los productos de ahorro tradicionales de Banca comercial o banca minorista. Siendo los productos garantizados más vendidos el Fondo Garantizado y el Plan de Pensiones Garantizado. La estructura que ambos comparten es la que vamos a estudiar en este ensayo.

Un producto estructurado es un producto financiero que resulta de la unión (estructura) en un solo producto final para el cliente de dos o más productos de inversión.

Breve nota histórica.

Tradicionalmente el perfil medio de ahorrador español solía depositar su dinero en imposiciones a plazo fijo, es decir, depósitos ordinarios. Pero los depósitos dejan un margen muy bajo a la cuenta de resultados del Banco, y en un escenario de tipos a la baja cada renovación implica un menor tipo de interés para el ahorrador.

Por ello los Bancos comerciales españoles se lanzaron a la venta de Fondos de Inversión de renta fija a mediados de los años 80. Es decir, para el ahorrador medio que no quiere asumir grandes riesgos se le derivaba del depósito a plazo fijo tradicional al fondo de renta fija. Sin embargo hacia 1994 se vivió una importante crisis de estos fondos, dada la escalada de tipos de interés que afectó negativamente a sus subyacentes. Y como solución a la salida masiva de patrimonio de los Fondos de Renta Fija los Bancos empezaron en 1995 a comercializar Fondos estructurados, tanto de Renta Fija como de Renta Variable, que aseguraban de inicio al cliente un tipo de interés definido. A diferencia de los anteriores Fondos de Renta Fija, que invertían en activos relativamente seguros pero que no garantizaban ningún rendimiento, y además habían caído en pérdidas durante la mencionada crisis (por la devaluación de la renta fija subyacente, dado que cuando suben los tipos se devalúan en el mercado las emisiones anteriores con menor tipo).

Estructura del Fondo Garantizado.

Un Fondo de Inversión ordinario invierte del dinero de los partícipes en diferentes activos (de renta fija, variable, materias primas, inmuebles, etc…). El Gestor puede agregar todos los activos bajo gestión y diseñar una estrategia optima, pero nunca podrá asegurar un resultado determinado.

Lo que hace el Fondo Garantizado es utilizar productos derivados para asegurar desde el inicio un resultado a sus partícipes.

Como empezábamos indicando, los productos estructurados se componen con dos o más productos financieros, y los Fondos Garantizados suelen estructurarse a partir de:

  • Un bono cupón cero.
  • Uno o varios productos derivados, que suelen ser:
    • Opciones Call
    • Opciones Put

El bono permite asegurar a vencimiento el 100% del capital invertido. Esto es posible dado que estos bonos se emiten por un valor inferior a su nominal (lo que se denomina emisión “al descuento”) y el rendimiento de los mismos consiste por tanto en cobrar el nominal a vencimiento.

Por ejemplo, un bono cupón cero con valor nominal de 100 millones de euros con vencimiento a 5 años y por un valor de emisión de 95 millones implica cobrar a vencimiento 5 millones de rendimiento sobre la inversión, en torno por tanto al 5% de rendimiento total.

Si en este ejemplo se emite el Fondo Garantizado a 5 años, por un valor de 100 millones de euros para sus partícipes, y se compra el Bono cupón cero indicado, los gestores del Fondo:

  • obtienen en este momento los 100 millones.
  • pueden asegurar el 100% del capital invertido a vencimiento a sus partícipes, puesto que a los cinco años cobrarán los 100 millones y devolverán en todo caso el importe recibido de los partícipes.
  • Con los 5 millones que actualmente se quedan en su activo, como diferencia entre los 95 millones del Bono comprado y los 100 millones aportados por los partícipes, pueden cobrar su comisión y comprar derivados que les permitan ofrecer a los partícipes una garantía adicional.

Los derivados, normalmente opciones Call o Put, se compran por tanto con la diferencia entre el valor “al descuento” del Bono cupón cero, y el importe aportado por los inversores o partícipes del Fondo Garantizado.

Por ejemplo, si los gestores del Fondo compran una opción Call modalidad asiática sobre el Eurostoxx 50, por 4 millones de euros y con vencimiento a 5 años, podrá asegurar al vencimiento a los partícipes el 100% de la revaloración media mensual de este índice durante el plazo de inversión.

¿Qué son las opciones asiáticas? Son aquellas en las que el precio del activo subyacente a vencimiento se determina como la media de las cotizaciones de dicho subyacente en un período de tiempo. Ello permite: 1) no depender únicamente del precio a la fecha de vencimiento del subyacente, facilitando la inversión en la rentabilidad media durante todo el período; 2) menor coste de la prima, dado que el precio medio es menos volátil que la serie total de precios de cotización del activo en el mismo tiempo;

Por tanto, con la prima de 4 millones la opción call sobre el Eurostoxx 50 nos asegura poder “comprar” la revalorización media del activo si ésta es positiva. En esta opción call el nominal del subyacente sería de 100 millones, capital total del fondo, con lo cual se consigue para los partícipes de manera sintética replicar una inversión de su capital en el índice a fin de obtener la revalorización del mismo. ´

Pero ¿Qué pasa si la revalorización del índice es negativa? En este caso, los gestores del Fondo no ejercerán la opción de compra, y los titulares recuperarán el 100% de la inversión a vencimiento, por el cobro del bono.

Por tanto, como resultado del fondo estructurado, los pequeños inversores, consiguen invertir en el índice Eurostoxx y obtener su revalorización media, sin asumir riesgo de pérdida de sus ahorros.

Finalmente cabe preguntarse ¿Por qué ya no vemos fondos de inversión garantizados en las ofertas de los Bancos comerciales? En el actual escenario de tipos de interés tan bajos, en mínimos históricos, no existen alternativas de Bonos en el mercado que posean una rentabilidad que deje margen para crear un Fondo Garantizado atractivo. Si el tipo de interés de mercado es por ejemplo del 0,1 % un Bono cupón cero a 5 años de 100 millones¡ de nominal cotizaría hoy en torno a 99,9 millones, con lo cual deja solo 0,5 millones a la Gestora, que quitando gastos y comisiones no tendría margen para realizar estrategias de inversión con derivados.


* Más información|  Finance Weblog  Economipedia
* Imagen| Pixabay

Anuncios

Fondos de Inversión: Guía para entender el rating Morningstar

Los fondos de inversión se han convertido en el principal instrumento al alcance de los pequeños y medianos ahorradores para conseguir acceder a los distintos mercados de activos financieros (renta fija, renta variable, materias primas, etc..) de cualquier región del mundo. Actualmente se comercializan centenares de fondos distintos en España en los cuales resulta posible invertir de manera sencilla a través de nuestro Banco o asesor.

Ante tal diversidad de opciones al alcance de cualquier inversor, la primera decisión que debe tomar el ahorrador es la de definir su objetivo de inversión: largo plazo o medio plazo, proporción de renta fija o variable, etc..

Pero tomadas todas estas decisiones, nos vamos a encontrar probablemente con que existen decenas de fondos de inversión distintos que se ajusten a nuestra necesidad, y aquí viene la segunda cuestión, es decir, la de determinar cuál de todos esos fondos es el mejor.

Para resolver esta segunda cuestión existen rankings de fondos, calificados según distintos criterios por compañías especializadas. Podemos encontrar al menos tres que gozan de gran solvencia en el mercado internacinal: Morningstar, Lipper y Standard & Poor’ s.

Pero es sin duda, de todos ellos es Morningstar la de mayor solera entre los inversores, y por ello vamos a estudiar cómo funciona su sistema de calificación.

Esta compañía, con sede en Chicago y fundada en 1984 utiliza en sus distintas valoraciones modelos de análisis complejo que tiene en cuenta múltiples variables, pero que se asientan en todo caso sobre tres criterios básicos para calificar los fondos de inversión:

  1. Rentabilidad: se tiene en cuenta el retorno anual del fondo en los últimos años. Se requieren al menos tres años de histórico de rentabilidad, por lo que si un fondo lleva operando menos de tres años no entrará en la calificación Morningstar.
  2. Riesgo: Se mide la volatilidad en la que ha incurrido el fondo, así como su beta, esto es, la relación entre la volatilidad del fondo y la del índice de referencia o benchmark.
  3. Comisiones: se tienen en cuenta las comisiones de gestión y depósito, así como las comisiones de suscripción y reembolso.

A partir de estos tres grandes ejes, el modelo otorga una valoración numérica a cada uno de los distintos fondos, y con esta valoración numérica se ordenan en un ranking a partir del cual se otorgan las estrellas Morningstar:

  1. El 10 % de los mejores fondos reciben 5 estrellas.
  2. El 22,5 % siguiente reciben 4 estrellas.
  3. El 35 % siguiente reciben 3 estrellas.
  4. El 22,5 % de los siguientes reciben 2 estrellas.
  5. El último 10 % del ranking reciben 1 estrella.

Así por tanto un fondo con 5 estrellas estaría entre los mejores de su categoría, al igual que uno con 1 estrella estaría entre los peores. Con solo conocer las estrellas Morningstar el potencial inversor ya tiene una potente referencia del comportamiento rentabilidad-riesgo y de las comisiones del fondo.

Dado que cuanto mejor gestionado y más éxito tenga un Fondo más tiempo tenderá a estar en el mercado, Morningstar calcula 3 ratings, uno a 3 años, uno a 5 años y uno a 10 años. Si el fondo tiene más de 3 años estará siempre en el primer rating; si tiene más de 5 años su calificación será la suma ponderada del 60% de la calificación en el ratign de más de 5 años y del 40% de la calificación en el rating de más de 3 años; finalmente si el fondo tiene más de 10 años se realizará la suma ponderada del 50 % del rating a 10 años, el 30 % del rating a 5 años y el 20% del rating a 3 años.

Si bien las estrellas Morningstar son como vemos una herramienta muy interesante tanto para los asesores financieros a la hora de recomendar un fondo, como para los potenciales suscriptores, debemos tener en cuenta las limitaciones de este modelo de valoración:

  • Rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras.
  • El rating de Morningstar no tiene en cuenta atributos cualitativos, como el equipo gestor o la potencialidad de los activos subyacentes.

Finalmente cabe señalar que el ranking de Morningstar en Europa tiene como universo el conjunto de fondos que se comercializan aquí, por lo cual se elimina la distorsión que pudiese tener para el inversor o asesor el hecho de que en el ranking un fondo con buena valoración que se comercializa aquí fuese desplazado por fondos que, teniendo unos buenos resultados, sean inaccesibles en Europa por no comercializarse aquí.


* Más información|Blog Compraacciones  Morningstar  Blog Asesora
* Imagen| Pixabay

Deuda Senior como opción de inversión

En una coyuntura como la que hemos vivido en los últimos años, con una fuerte recesión, bajos tipos de interés y alto riesgo en los mercados financieros, los inversores se preguntan si existe alguna opción de inversión en renta fija, a medio o largo plazo, que goce de suficiente seguridad a la par que les asegure una rentabilidad suficiente.

La respuesta a esta pregunta pasa por hablar de Deuda Senior.

Tipos de deuda. Concepto de deuda Senior.

Cuando las empresas buscan financiarse mediante la emisión de empréstitos o títulos de renta fija, se distinguen en función del orden de prelación de créditos en caso de situación concursal dos tipos de emisiones:

  • Deuda Junior: se trata de la deuda subordinada, es decir, de aquella que ocupará el último lugar en el orden de prelación, junto con las participaciones preferentes y las acciones ordinarias.
  • Deuda Senior: se trata de la deuda que se coloca en primer lugar y por delante de la deuda Junior en el orden de prelación de créditos.

La seguridad como fundamento de la inversión en deuda Senior.

Toda inversión implica diversos riesgos para el inversor, y uno de ellos es el de que la empresa en la que invertimos pueda dar en quiebra o situación concursal, es decir, una situación en la que los pasivos superan a los activos y la empresa no tiene viabilidad financiera. A grandes rasgos, en esta situación los deudores de la compañía solo podrán cobrar con los bienes y derechos, que por concepto serán inferiores a las deudas, y según el orden de prelación establecido en la legislación concursal. Y por tanto, ser tenedor de deuda senior permite al inversor ostentar una mayor garantía en su inversión.

euro-870757__340

Tipos de Deuda Senior: Secured y Unsecured.

Además de colocarse por delante de la deuda Junior, la deuda senior puede emitirse respaldada con activos que la garantizan en exclusiva, también denominados colateral o activos colaterales. En este caso hablamos de la Deuda Senior Secured. Por ejemplo, las cédulas hipotecarias y las titulaciones hipotecarias que emiten los Bancos, y que son títulos de renta fija garantizados por créditos con garantía real (hipotecas sobre inmuebles) podemos considerarlos como Deuda Senior Secured.

A diferencia de las emisiones Secured o con colateral, la deuda Senior emitida sin un activo específico de respaldo se denomina Unsecured, para diferenciarla de las emisiones Secured.

Cómo invertir en Deuda Senior

Como empezábamos diciendo, por su mayor garantía la Deuda Senior, tanto Secured como Unsecured, puede resultar un excelente activo de renta fija de una cartera de inversión bien diversificada, pero ¿cómo puede el pequeño inversor llegar a comprar estos títulos en España?

En primer lugar, podría acudir directamente ante una emisión de deuda. Las grandes compañías y los Bancos suelen anunciar de manera activa y con publicidad estas emisiones.

En segundo lugar, puede acudir al mercado de renta fija y comprar títulos de emisiones en curso que coticen en aquél mercado. En España los mercados secundarios de renta fija privada se operan por BMEX y son

  • AIAF
  • MARF
  • SEND

En tercer lugar el pequeño inversor puede invertir de manera indirecta en deuda Senior corporativa a través de los Fondos de Inversión. Y es que los Fondos son un excelente vehículo para que los pequeños inversores puedan acceder a distintos activos financieros, y entre ellos se encuentran estos títulos de renta fija Senior.

Más información | Banco de España  Edufinet Economipedia

Imágenes | Pixabay

Tres razones para recomendar un PPA

Los Planes de Previsión Asegurados (PPA) han tenido un importante crecimiento en los últimos años, pasando a ser uno de los productos más utilizados por los particulares para la gestión del ahorro y previsión de su jubilación. Como ponen de manifiesto los Informes Anuales de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones publicados hasta 2015, mientras que las cuentas de partícipes de planes de pensiones individuales (PPI) presentaban una tendencia negativa, los PPA crecían cada año.

Por tanto en poco más de una década (los PPA se lanzaron al mercado español en 2003) estos seguros de ahorro se han convertido en un producto estrella, retando de manera directa el señorío que los PPI ostentaban tradicionalmente en nuestro país.

¿Por qué recomendar un PPA frente al resto de opciones disponibles en nuestro mercado, como los PPI o los PIAS? ¿No gozan todos prácticamente de la misma fiscalidad y de las mismas ventajas para los ahorradores?

En mi opinión, hay tres atributos diferenciales de los PPA que convierten este producto en una muy buena opción, y que debemos tener en cuenta para recomendar a los clientes en nuestro asesoramiento financiero:

1- Rentabilidad Técnica Asegurada: Sin duda, esta es la principal característica diferenciadora de estos productos. Los PPA son seguros de vida-ahorro que por Ley deben contar con un interés técnico garantizado. En un escenario como el actual, donde apenas encontramos PPI de rentabilidad garantizada, esto es, que garanticen las aportaciones más una rentabilidad anual, el PPA satisface esta necesidad de contar con una rentabilidad fija y conocida de antemano para nuestra inversión. Así, el tomador de una póliza de PPA sabe desde el minuto cero la rentabilidad que le va a aportar su inversión.

Aquí debemos destacar que el interés técnico garantizado no se aplica sobre la prima bruta, sino que a la misma se le deben descontar los gastos administrativos y de comercialización. Habrá que conocer las políticas de las compañías aseguradoras y leer las pólizas con detenimiento, para dar un buen servicio a nuestros clientes, pero no obstante estos no suelen ser relativamente elevados, por lo que la mayor parte del interés técnico garantizado se traducirá en interés real para el cliente.

¿Cómo consiguen las compañías de seguros ofrecer un interés asegurado? Lo que hacen las compañías de seguros es diseñar una estructura de inversión en activos financieros mediante técnicas actuariales que garantizan el interés asegurado: normalmente construyen una cartera de renta fija pública y privada, y/o productos derivados con subyacente renta fija, y con un horizonte de inversión coincidente con el plazo del PPA (habitualmente 10 años); con el dinero de las primas de los clientes que suscriben el PPA realizan la inversión en dichos activos financieros. Diseñan una estructura de inversión que asegure al tomador del PPA que en el plazo marcado recuperará el 100 % de su inversión, más el interés pactado.

Este esquema actuarial es muy similar al de los seguros de vida, que invierten sus primas en carteras de activos reales y financieros. Pues a nadie escapa que el PPA es un seguro de vida-ahorro con un plazo temporal marcado para su vencimiento.

2 – Participación en Beneficios o Interés Técnico Adicional: Además de garantizar un interés anual durante los años de duración del PPA, una gran parte de ellos ofrecen un interés adicional, variable, denominado “participación en beneficios”.

Como decíamos en el párrafo anterior, las primas se invierten en una cartera predefinida de activos, mediante técnica actuarial-financiera. Y si bien con la estructura de inversión se asegura una rentabilidad mínima, los activos pueden generar una mayor rentabilidad de la asegurada. El tomador que haya suscrito un PPA con participación en beneficios tendrá derecho a este plus de rentabilidad cada año.

Por tanto, su beneficio total será la suma del interés técnico asegurado más la participación anual en beneficios generada por las inversiones del PPA.

3 – Cobertura por fallecimiento: Si el PPA incluye esta cobertura, y la mayor parte la suelen incluir, en caso de fallecimiento del titular asegurado, los herederos designados cobrarán el 100 % del capital, más el interés designado en la póliza.

Sin embargo, si en vez de tratarse de un PPA se tratase de un PPI, en caso de fallecimiento los herederos designados cobrarían el valor de mercado de las participaciones del PPI, por lo que si en ese momento su valor de mercado fuese inferior al valor de la aportación que realizó el titular, los herederos obtendrían un menor importe del invertido. Un riesgo que el PPA elimina y una nueva ventaja por tanto a su favor.

Así por tanto, podemos concluir que la estructura interna de los PPA garantiza una rentabilidad asegurada a los ahorradores, lo cual resulta muy atractivo en un entorno de incertidumbre y tipos de interés bajos. Y no solo garantiza dicha rentabilidad en el caso de la cobertura ordinaria de jubilación o invalidez, sino también en caso de fallecimiento. Otorgando además una rentabilidad adicional mediante la participación en beneficios. Si bien un PPI nos puede llegar a otorgar mucha más rentabilidad, un PPA se constituye por todo lo dicho en una gran opción de seguridad para los ahorradores.

Estrategias de Inversión con ETFs

Un  ETF (Exchange Trade Fund) es un fondo de inversión cuyas participaciones cotizan en bolsa. En un fondo de inversión corriente, el dinero aportado por todos sus propietarios se encuentra invertido según la política del fondo, en activos financieros (acciones, bonos, etc…) o en activos reales (oro, petróleo, inmuebles, etc…) y las partes alícuotas de su capital, las participaciones, mantienen un valor liquidativo que se calcula por la gestora del fondo según el valor de los activos en los que está invertido el capital del fondo en cada momento. Así, lo normal en los que invierten en activos financieros es que el valor liquidativo se calcule cada día al cierre de las sesiones de los mercados en los que cotizan los activos que tiene en cartera el fondo.

Pero en el caso de los ETFs las participaciones cotizan por sí mismas en los mercados, por lo que los partícipes pueden comprar y vender durante todo el día las mismas al precio de mercado que tengan en cada momento, lo cual les aporta una liquidez inmediata. Y además tendrán dos fuentes de revalorización, la del propio fondo por un lado, que se sustancia en el cálculo diario del valor liquidativo, y la de la cotización de la participación por otro lado.

graph-163509_640En un solo producto aúna las ventajas de dos productos distintos: disciplina de inversión (propia de la gestión profesional de los fondos) con liquidez (propia de los valores cotizados).

Según iShares, el mayor gestor y comercializador de ETFs del mundo, propiedad de BlackRock la industria de fondos de inversión cotizados crece a tasas del 20 %-30 % anual, y supone hoy en día un 5 % total en activos invertidos en el mundo, un crecimiento mucho mayor que los fondos tradicionales. También según esta gestora norteamericana, líder mundial del sector, se negocian 68.000 millones de dólares cada día, un 15 % del total de la bolsa mundial.

En el lado de los compradores, cualquiera puede invertir en un ETF, si bien los principales inversores en estos productos son los Hedge Funds y los Bancos de Inversión.

Pero ¿Cómo podemos aprovechar los pequeños inversores los ETFs en nuestras finanzas percent symbolparticulares?. Una primera opción es la estrategia “Core-Satellite” que se basa en poner la mayor parte de nuestro capital (90 % por ejemplo) en una cartera principal (Core) bien diversificada y a largo plazo, que vaya recogiendo dividendos y realizando plusvalías puntuales, de gestión pasiva; y utilizar el resto (10 % en nuestro ejemplo) en inversiones puntuales (Satellite), muy determinadas y de carácter temporal, con el único objetivo de aprovechar oportunidades de mercado que engorden nuestro retorno total . En la parte Core tendríamos nuestras inversiones de largo recorrido, y en la parte Satellite sería dónde utilizaríamos los ETFs, por su transparencia, liquidez, diversificación, flexibilidad sin comisiones de suscripción o reembolso, cotización continua del precio, así como eficiencia en costes.

Una segunda opción para utilizar los ETFs en nuestras finanzas personales es la de comprar ETFs que replican índices (fondos índice). Así, por ejemplo, si quisiésemos obtener la rentabilidad media del Nasdaq 100 tendríamos que invertir en todas las empresas que componen el índice, en la misma proporción en la que cada compañía participa en el mismo, y ello supondría unos altos costes de gestión (compraventa y mantenimiento de acciones de las cien empresas). Mientras que utilizando un ETF que replique el Nasdaq 100 esto ya lo han hecho los gestores, y nosotros nos limitamos a comprar participaciones del mismo, que además gozan de la liquidez propia del ETF.

Más Información | Renta 4  BlackRock  Invertia

Imágenes | Pixabay