La diferencia entre Nación, País, Estado y Gobierno.

No pocas veces en los debates se tienden a confundir cuatro conceptos que, siendo muy distintos en la teoría política y en el Derecho, parecen muy similares en el ideario popular. Estos conceptos son los de Nación, País, Estado y Gobierno. En este pequeño ensayo vamos a abordar estos cuatro conceptos a fin de poder diferenciarlos entre sí adecuadamente, aclarando en qué consiste cada uno.

En primer lugar estaría el concepto de Nación, que consiste en un conjunto de personas que comparten unos rasgos culturales e históricos comunes, normalmente con una misma lengua, una misma religión, unas mismas tradiciones, e incluso similares rasgos antropológicos. La palabra nación se utilizaba ya en época romana, y proviene del latín nātio (derivado de nāscor, nacer), que significa nacimiento, étnica, especie o clase.

Por tanto como vemos el concepto de nación tiene una esencia emitentemente personal, referido a un grupo de ciudadanos. Un ejemplo sería el de la denominada “Nación Judía”, que une e identifica a todos los miembros del pueblo judío a nivel internacional, independientemente de que vivan en Israel o en cualquier otro país.

Llegamos así al segundo concepto en cuestión, el de País, que se refiere al territorio geográfico con características geográficas propias. Por lo tanto, mientras que veíamos que la nación hacía referencia a las personas, observamos ahora que el concepto de país se relaciona con un espacio físico determinado, que suele representarse a través de fronteras definidas que lo delimitan.

Esta palabra tiene su origen en la palabra francés “pays” y que se usaba para hablar de las regiones naturales de Francia: el País de Auge, País de Buch, País de Caux, País de Sault, Países del Loira o el País Vasco francés.

Un ejemplo dentro de España lo tendríamos en el País Vasco, que tiene históricamente una delimitación coincidente con los territorios geográficos correspondientes a las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya.

Finalmente llegamos así al concepto de Estado, que se refiere a la estructura política y de gobierno constituida por un determinado conjunto de personas que residen en un país o conjunto de países y que ostentan soberanía sobre dichos territorios, los cuales controlan estableciendo las fronteras con el resto del mundo y legislando internamente.

Así por tanto, el concepto de Estado se centra en la organización política que mantiene bajo su soberanía un territorio, así como bajo su control a todas las personas que se encuentran en dicho territorio.

El origen del Estado puede ser democrático, a través del acuerdo de la mayoría de ciudadanos para su constitución, y rigiendo un Gobierno que igualmente se elige de forma democrática. Si bien también puede tener su origen en la fuerza, por una guerra o por una revolución en la cual una parte de los ciudadanos se hace con el poder militar suficiente para imponer su control gubernamental territorial al resto de ciudadanos.

La forma de Estado es el concepto generalmente recogido en el derecho Constitucional que diferencia entre estado unitario, donde el pueblo, el territorio y el poder son uniformes, y estados complejos, que se dividirían a su vez en federal y confederal, teniendo cada estado federado su propia categoría de estado y su propio gobierno. El ejemplo más conocido de estado federal es del de los Estados Unidos de América (United States of América) constituido por cincuenta estados, con sus respectivos gobiernos, y un gobierno federal común radicado en el distrito federal de Washintong. El caso de España sería el de un estado unitario que reconoce gobiernos regionales en cada Comunidad Autónoma, pues a diferencia de USA, donde los estados previamente existentes se federaron o unieron, en España el Estado es único y previo, y en su organización interna adopta constitucionalmente el esquema de autonomías.

Finalmente, inherente al concepto de Estado encontramos el concepto de Gobierno, que es el conjunto de instituciones previstas para dirigir y controlar el Estado, y ocupadas por personas al cargo de dichos órganos institucionales.

En un sistema estatal democrático estas instituciones suelen estar compuestas por un jefe de Estado, un parlamento que ostenta el poder legislativo, un gobierno que ostenta el poder ejecutivo y un sistema judicial. Normalmente en elecciones los ciudadanos eligen los miembros que ocupan de forma temporal los diferentes órganos del Estado.


* Más información| Revista USB Quora  Filosofia.org
* Imagen| Pixabay

Diferencia entre Ley y Mandato

Decía ese gran jurista y economista que fue Hayek en su ensayo “Derecho y Ley” de abril de 1966 <<Ni la Atenas clásica, la Roma Republicana, la postrera Edad Media, los Países Bajos del siglo XVII o la Inglaterra del XVIII, conocieron una legislación que, según el sentido moderno, pudiese arbitrariamente transformar el derecho de determinar las relaciones de los hombres entre sí o con el gobierno. Sus corporaciones legislativas regían la conducción de los negocios del Estado y la administración de los medios confiados al gobierno. Pero el derecho que limitaba la libre esfera del individuo y fijaba las condiciones bajo las cuales él podía ser obligado a algo, emanaba, no de la caprichosa decisión de algunos hombres o de una mayoría, sino de una sala de juristas que, como jueces o juristas, creían no crear el derecho sino encontrarlo>>.

derecho1

Es decir, mientras que lo que hoy llamaríamos Derecho Público eran poco más que normas de carácter instrumental destinadas a organizar la administración del Estado, que desde luego no podían invadir la esfera privada del ciudadano, el verdadero Derecho, que hoy equivaldría al Derecho Civil de manera generalista (civil, mercantil y laboral) no se “inventaba” en el parlamento, sino que se buscaba en la forma más justa en que los hombres vivían, comerciaban y se relacionaban entre sí, fundamentado siempre en la libertad del individuo a disponer de sí mismo y de su patrimonio.

En la época moderna, el Estado ha invadido la libertad individual, confundiendo Derecho público y privado, y superponiendo al Estado frente al individuo.

La invasión del Estado se ha realizado a nivel jurídico igualando dos figuras que son muy distintas entre sí: La Ley y el Mandato. Mientras la Ley debe ser una norma de carácter general y abstracto, constante e invariable en el tiempo, que tradicionalmente regía el Derecho como tal, el Mandato supone una norma de carácter individual y concreto, destinada a regular un hecho determinado.

El Mandato era el tipo de norma que utilizaba la organización pública, mientras la Ley era el verdadero derecho, derivado de las relaciones entre los ciudadanos. Sin embargo, la apropiación del Estado de la vida de los ciudadanos se ha realizado vía Mandato, llamando Ley a muchas normas que no son más que meros Mandatos.

derecho2

La gran diferencia: mientras una Ley ordena la prohibición de hacer algo (no robar, no matar) un Mandato ordena el deber hacer algo (pagar un impuesto, seguir una determinada conducta).

Todo el Derecho Administrativo y el Derecho Fiscal, que han sido los instrumentos jurídicos del Estado para apoderarse de la vida civil, constituyen un mero conjunto de Mandatos, aunque sus normas tengan el nombre de Leyes.

Veamos las ocho diferencias entre ley y mandato:

LEY MANDATO
Norma abstracta, genérica, aplicable a todos por igual (no matar. Cualquiera que mate, está incumpliendo la ley, en cualquier situación y momento). Norma específica, de contenido concreto, que ordena hacer algo determinado en una circunstancia particular (si vendes un terreno, pagas un impuesto sobre la plusvalía).
La ley deja libertad para que cada uno actúe como quiera, dentro del marco legal. El mandato obliga a actuar de una manera concreta, por lo que restringe la libertad.
La Ley permite que cada individuo persiga sus propios fines. El mandato impone los fines del legislador a los ciudadanos, por lo que restringe la libertad.
Bajo las leyes lo hombres pueden cooperar entre sí en la búsqueda de sus fines individuales. Bajo los mandatos, los hombres deben llegar al poder para poder lograr sus propios fines individuales creando un mandato al efecto.
La ley tiene un origen evolutivo y consuetudinario, desde las mejores prácticas y usos. El mandato se decreta por un grupo de personas determinado.
La justicia es ciega: es justo todo comportamiento dentro de la ley. Justicia social: es justo lo que determine el legislador como justo en cada momento.
Sistema social: Liberalismo Sistema social: Estatismo
Todos somos iguales ante la ley. La igualdad viene determinada por cada mandato en cada momento.

Vía | Lecciones de Economía Jesús Huerta de Soto

Más Información | Hayek y el Derecho   Clases de Economía Jesús Huerta de Soto

Imágenes | Pixabay     Wikimedia