El Coste de Oportunidad

Uno de los conceptos fundamentales de la moderna teoría econóica es el del coste de oportunidad, expuesto por primera vez por Friedrich von Wieser en su obra Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft (Teoría de la Economía Social) en 1914.

La economía orbita sobre cuatro conceptos centrales: fines, medios, valor y utilidad.

La acción humana se concreta en que el hombre desea satisfacer los fines que se propone (comer, dormir, comprarse un coche, etc…) y utiliza para ello los medios a su disposición.

Si existiese una abundancia ilimitada de bienes (como en el Paraíso) no habría ningún problema para satisfacer cualquier fin en cualquier momento. Sin embargo la realidad es que en nuestro mundo los medios son escasos.

Por ello, cuando el hombre utiliza un medio concreto para satisfacer un fin determinado, estará renunciando a la satisfacción de otro fin alternativo.

eco1Las personas valoran por ello sus fines en función de sus deseos subjetivos (primero comprar comida, segundo comprar una cama, tercero comprar un coche, etc..). Cuándo tiene mucho dinero, podrá satisfacer muchos fines, pero con menos dinero lo utilizará para satisfacer los fines que ha ordenado en primer lugar, más arriba en su escala de valoraciones personales. El valor es la apreciación subjetiva que las personas dan a los fines, siendo de más valor el que primero ordenan en dicha escala.

Y los medios que tienen a su disposición los ordenaran según la utilidad que entiendan que les reportarán para lograr sus fines.

El coste es el valor subjetivo que la persona da al fin al que debe renunciar por utilizar un medio escaso para satisfacer otro fin. A este valor subjetivo lo llamamos Coste de Oportunidad.  

Al igual que los fines y su valoración son obra de cada persona, no están dados ni determinados, el coste es un concepto subjetivo, no es un elemento técnico en el sentido que lo entienden los economistas de la escuela clásica.

La mejor manera de entenderlo es recurrir a un ejemplo.

economia2Imaginemos que un empresario inmobiliario tiene 300.000 € y puede utilizarlos para comprar un solar urbano, o bien para adquirir un piso en el centro de la ciudad. El empresario valorará ambas opciones pensando en el precio al que podrá vender estos activos dentro de un año. Pensemos que este empresario cree que el solar tendrá una mayor revalorización, puesto que el plan urbanístico municipal pasa por construir un parque y un colegio cerca del mismo,  y se decanta por utilizar sus recursos monetarios para comprar el solar.

Siguiendo con nuestro ejemplo, si pasado un año el solar se ha revalorizado y el empresario lo vende a un cliente por 310.000 € habrá obtenido un beneficio contable de 10.000 €. Pero el beneficio contable con contempla el coste de oportunidad. Debemos entender que el verdadero beneficio empresarial debe contemplar, además de los costes contables, los costes de oportunidad.

Si el piso se revalorizó de tal manera que el empresario lo hubiese podido vender por 305.000 € pasado un año, el solar le ha reportado un beneficio empresarial de 5.000 € por la diferencia entre el fin al que destino los medios a su disposición (el solar) y el fin alternativo al que renunció (el piso). A los 10.000 € de beneficio contable habría que restar los 5.000 € de la revalorización del piso que ha dejado de ganar por haber optado por el solar.

Es muy importante manejar los conceptos de beneficio empresarial y coste de oportunidad, ya que muchas veces se puede haber obtenido un beneficio contable, pero haber incurrido en pérdidas empresariales.

Imaginemos ahora que el centro de la ciudad se ha puesto de moda entre los compradores, y tiene mayor demanda que las afueras, por lo que mientras que el solar se revaloriza a 310.000 €, el piso en el centro se ha revalorizado hasta los 315.000 €. El empresario de nuestro ejemplo ha tenido un beneficio contable de 10.000 €. Pero ha dejado de ganar 15.000 € que hubiese podido obtener de haberse decantado por el piso en vez de por el solar. Por lo que mientras que su beneficio contable es positivo, ha incurrido en unas perdidas empresariales de 5.000 € al restar el coste de oportunidad de 15.000 € en el que incurrió al comprar el solar.

Resumiendo, los costes de una decisión económica no son solamente los que destinamos a los medios que utilizamos para satisfacer un fin, sino también lo que dejamos de hacer por satisfacer el mismo. Un gran avance en el pensamiento económico que debemos a Wieser y a la Escuela Austriaca.

Vía | Anarcocapitalista. Lecciones de Economía del Profesor Huerta de Soto. 

Más Información | Instituto Juan de Mariana    Eumed   Instituto Mises

Imágenes | pixabay  pixabay 

Anuncios

Economía: Teoría e Historia

La economía, como ciencia de la acción humana, se divide en Teoría e Historia. Al igual que la diferencia filosófica enunciada por Aristóteles entre forma y materia, la Teoría sería el estudio de la forma mientras que la Historia constituye el estudio de la materia, y debemos afirmar que no puede entenderse la materia y entender primero la forma.

La Teoría Económica es el estudio formal de los procesos de interacción humana, es decir, de cómo la acción individual de todos los agentes que intervienen en un mercado libre se coordina de manera espontánea para lograr satisfacer las distintas necesidades que persigue en su actuación uno de ellos. Se trata de un estudio abstracto, esto es, que se abstrae de los hechos para sacar conclusiones generales.  Que la Teoría Económica sea un estudio generalista significa que no se ocupa de casos particulares, sino que aspira a explicar la generalidad de la realidad económica. Este estudio formal, abstracto y generalista de la economía no es cuantitativo, pues no se ocupa de medir o cuantificar datos, sino que se trata de un estudiocualitativo, es decir, sobre relaciones cualitativas entre las variables económicas. Y es que en las ciencias sociales no existen constantes, como si sucede en las ciencias naturales, sino que todo son variables.

ball-93117_640

Sin embargo la Historia Económica constituye un estudio sistemático de la acción humana acaecida a lo largo del tiempo pasado, es decir, de los hechos económicos históricos. Ello significa que la Historia Económica como ciencia supone crear un sistema es estudio de todos los hechos pasados y registrados por el hombre.

La relación entre Teoría e Historia es la de que no puede analizarse la Historia sin una correcta Teoría. No se puede hacer Historia sin Teoría. Y es que si intentamos analizar los hechos históricos sin una Teoría adecuada, no seremos capaces de obtener conclusión alguna que tenga sentido. Si utilizamos una Teoría poco sólida, o errónea, llegaremos por supuesto a conclusiones erróneas.

El puente entre la Teoría Económica y la Historia Económica es la comprensión del historiador, el arte del investigador económico al realizar su análisis. Por ello dos historiadores que analicen los mismos hechos con la misma teoría pueden llegar a conclusiones distintas, pues el análisis de la historia económica es un arte, y no una técnica con automatismos.

La Economía Aplicada, o Economía Política es la suma de la Teoría Económica y la Historia Económica: El economista desarrolla en primer lugar la teoría correcta, deduciendo a partir de los axiomas adecuados, para obtener una Teoría general que le permita analizar los hechos. En segundo lugar estudia la Historia a la luz de dicha Teoría, y realizando su análisis extrae sus conclusiones. Estas conclusiones le permiten mejorar y desarrollar su teoría, reforzando la misma.

historia

Pero lo que es imposible es destilar Teoría de la Historia. Este es el gran error de la Escuela Histórica Alemana y del Historicismo. No cabe la posibilidad de utilizar la Historia para generar Teoría.

Para ejemplificar todo lo expuesto, pensemos en el fracaso del comunismo en Berlín oriental, donde la gente pasaba hambre y miseria, e intentaba saltar el Muro para huir del comunismo. Si abordamos estos hechos históricos sin una correcta teoría económica, podremos llegar a conclusiones variadas, por ejemplo podremos pensar en que el gobierno comunista se corrompió y ella fue la razón de sus males. Sin embargo, cuándo analizamos estos hechos históricos con la correcta teoría económica, el historiador concluirá que la centralización de los medios de producción y la estatalización de las decisiones económicas conllevó la utilización poco óptima de los escasos recursos económicos, generando un desabastecimiento generalizado de alimentos y productos para el pueblo.

Vía | Curso de Economía del Profesor Jesús Huerta de Soto.

Más Información | Economía Política  Mises: Teoría e Historia 

Imágenes | Pixabay   Artelista

EL DINERO

CAMBIO INDIRECTO, CAMBIO DIRECTO Y ORIGEN DEL DINERO.

Fue el gran economista austríaco Carl Menger quién supo explicar mejor que nadie el origen de una de las instituciones fundamentales de nuestra sociedad, el dinero, y quién supo igualmente definir su naturaleza y función. Más tarde Mises, discípulo suyo, desarrolló la exposición de su maestro. Y en las últimas décadas ha sido el profesor A. Fekete quién ha refinado las teorías de la liquidez y el dinero.

En una economía poco desarrollada se practica el cambio directo o trueque, esto es, las personas intercambian directamente los bienes y servicios que ellos producen, por otros que producen otras personas. Partiendo del principio de la división del trabajo y la especialización, un pueblo se hace más productivo cuándo una persona se especializa en hacer pan, otro en cultivar el campo, y otro se encarga de cuidar el ganado, intercambiando después entre ellos los productos obtenidos para satisfacer sus necesidades.

Conforme la economía se va desarrollando, y van entrando en juego más agentes, el cambio directo se vuelve cada vez menos efectivo (si el panadero desea carne y el ganadero no quiere pan, sino que quiere uvas, necesitará el panadero que el agricultor le intercambie uvas por pan para conseguir carne) y en un momento determinado aparecerá una mercancía que, además de servir para su uso primario, servirá también como medio de intercambio entre distintas mercancías. A dicha mercancía le llamamos dinero. Y con el dinero aparecerá una forma de economía más desarrollada y productiva, la del cambio indirecto, donde la convertibilidad del dinero permite su cambio por cualquier mercancía, en cualquier momento, pudiendo los agentes económicos crear un sistema de precios entre todos los bienes y servicios producidos (lo que Mises denominó “cálculo económico”).

Como bien señala Menger, el dinero debió aparecer en la historia a través de un proceso evolutivo parecido al descrito, y no fue impuesto como muchos autores propugnaron por orden de ningún rey o legislador de la antigüedad, es decir, de manera normativa.

dinero1

LA LIQUIDEZ.

A lo largo de la historia de la humanidad el hombre ha utilizado distintas mercancías como dinero. Por ejemplo la sal, el ganado, la plata o el oro. Todas estas mercancías gozaron de un alto grado de convertibilidad, es decir, podían convertirse fácilmente por otras mercancías de dicha economía. Pero ¿por qué una mercancía goza de tal grado de convertibilidad, es decir, se puede utilizar como dinero? Por su liquidez. Las mercancías más líquidas son las que pueden cumplir la función de dinero. La liquidez es la facilidad de una mercancía para comprarse y venderse en un mercado. Por ejemplo, las acciones de Apple en el mercado de Wall Street son muy líquidas, porque es muy fácil comprarlas y venderlas. Si tienes acciones de Apple y necesitas venderlas, te será muy fácil encontrar un comprador.

Por ello, una primera característica de la liquidez es la facilidad de realizar o intercambiar una mercancía de manera muy fácil, y en cualquier momento, su alto grado de intercambiabilidad. Pero liquidez no solo implica poder intercambiar un bien en cualquier momento a cualquier precio, sino que debe implicar poderlo vender a un precio “económico” o de mercado. Si tienes un violín Stradivarius probablemente posees un bien muy poco líquido, pues si mañana necesitas venderlo con urgencia, no solamente no te será fácil encontrar un comprador de manera rápida, sino que además tendrás que rebajar mucho el precio para poder venderlo. Imaginemos que adquirimos un Stradivarius un lunes, por 100.000 €, y el martes nos comunican que nuestra empresa tiene problemas graves y que debemos “hacer liquidez” de manera inmediata, antes del jueves, con lo cual el miércoles tenemos que vender el Stradivarius, siendo muy probable que debamos estar dispuestos a aceptar 60.000 € para poder deshacernos de él. Un bien con una volatilidad tan alta entre sus posibles valoraciones de mercado en un corto espacio de tiempo es un bien poco líquido y además poco realizable a precios “económicos” o de mercado, es decir, que guarden una baja volatilidad en el tiempo, y no puede utilizarse como dinero.

EL “SPREAD” Y EL DINERO.

Y es que fue Menger quien advirtió que los bienes no tienen un solo precio en el mercado, sino que siempre tienen dos precios distintos: el precio de compra (bid), que constituye la valoración del comprador en un momento dado;  y el precio de venta (ask) que constituye la valoración del vendedor. La diferencia entre ambos precios es el “spread”, también llamado “spread de liquidez”. Un bien muy líquido, cómo las acciones de Apple, tiende a cotizar en los mercados con un “spread” muy bajo, es decir, con diferencias muy pequeñas entre el precio bid y el precio ask, lo que permite poder cerrar transacciones muy fácilmente (alto grado de intercambiabilidad) y con una volatilidad muy baja de su “spread” a lo largo del tiempo, es decir, sin que hoy el spread sea de 0,002 $ y mañana sea de 20 $ la diferencia entre el precio de quién quiere vender y quién quiere comprar, sino que más bien se mantiene dicho diferencial en valores muy bajos a lo largo del tiempo.

Un bien poco líquido como el violín Stradivarius tiene variaciones muy altas de su “spread”, es decir, de la valoración del comprador y de la valoración del vendedor, en dos momentos del tiempo. Yo el lunes lo compro por 100.000 €, pero el miércoles me es difícil venderlo por el mismo precio, porque no hay un comprador en el mercado a dicho precio, sino que solo lo encontramos a una valoración de 60.000 € (spread de 40.000 € ¡!!!) y debo rebajar a dicho precio si quiero ejecutar la transacción.

El concepto de “spread” es muy utilizado hoy en día en los mercados financieros, en la valoración y compraventa de activos.

dinero2

LA UTILIDAD MARGINAL Y EL DINERO.

La ley de la utilidad marginal nos dice que el valor de un bien en el mercado es el valor de la última unidad de éste, es decir, de la utilidad que reporta la última unidad de dicho bien, o utilidad marginal. Esto quiere decir que cuánto más unidades de un bien existen en el mercado, menor valor tiene dicha mercancía. Y por el contrario, cuánto más escaso es dicho bien, mayor será su valor, porque mayor será la utilidad que reporta la última unidad de dicho bien. De ahí que el agua, muy abundante, tenga un precio inferior en el mercado que los diamantes, que son muy escasos. Un vaso de agua también es más barato que un violín Stradivarius.

Partiendo de dicha ley, podemos observar que cuándo añadimos una nueva unidad de un bien al stock de existencias del mismo, menor tenderá a ser el precio de dicha mercancía en el mercado. Si hay poca agua, y el agua reporta una utilidad marginal muy alta, conforme vayamos añadiendo unidades de agua al stock menor irá siendo el valor de la misma, porque su utilidad marginal irá disminuyendo. Y cuánto mayor es el stock de un bien, mayor va siendo el “spread” entre su precio bid y su precio ask, pues cada vez se alejará más la valoración del comprador, al cual cada vez le reporta menos utilidad adquirir una nueva unidad del bien, haciendo que para que se crucen transacciones sobre dicho bien el vendedor tenga que estar dispuesto a rebajar más el precio respecto de su propia valoración. Y el precio de mercado por lo tanto tiende a bajar. Es decir, el “spread” aumenta conforme aumenta el stock, en proporción matemática.

Un bien líquido, esto es, un bien que puede utilizarse en la economía como dinero, es aquél en el que el “spread” se reduce menos que proporcionalmente al aumento del stock del mismo. O dicho de otro modo, su utilidad marginal desciende mucho menos de lo que lo hacen otros bienes en incrementos de stock similares. Así, hay bienes cuya valoración en el mercado no baja tan rápidamente, es decir, mantienen más su valor que otros, conforme aumentan sus existencias, y por ello el comprador de los mismos no necesita ofrecer, cuándo desea venderlo, mucho más stock del mismo para poder cerrar una nueva transacción.

Como ha visto el profesor Fekete, en el caso del oro se da una liquidez muy alta, dado que su valor marginal apenas varía conforme aumenta la cantidad del mismo, es decir, su valor marginal es casi constante.

dinero3

LAS DOS DIMENSIONES DEL DINERO.

El dinero tiene dos dimensiones, espacial y temporal.

En su dimensión temporal, un bien cumple mejor la función de dinero cuándo permite su atesorabilidad durante más tiempo, es decir, su liquidez se conserva durante el tiempo de manera estable. El oro podemos atesorarlo durante años sin que pierda valor, mientras que el trigo, que en algún momento histórico pudo cumplir la función de dinero, puede mantener su valor durante un espacio de tiempo más breve, puesto que si se atesora durante mucho tiempo tenderá a echarse a perder, por su propia naturaleza física.

En su dimensión espacial, un bien cumple mejor la función de dinero cuándo puede transportarse entre lugares remotos manteniendo su liquidez estable. En el antiguo testamento podemos leer cómo en la antigüedad los patriarcas, que eran nómadas y transitaban a lo largo del año por distintas extensiones geográficas, llevaban en sus tribus ganado que podían utilizar como dinero en dos lugares distintos y alejados entre sí, dado que dicho ganado mantenía su liquidez a lo largo del espacio.

 

EL DINERO.

Así, podemos concluir que el dinero es una mercancía que puede utilizarse para ejercitar el cambio indirecto, es decir, para poder intercambiarla de manera muy sencilla por cualquier otra del resto de mercancías de una economía.

Y para que una mercancía pueda utilizarse como dinero es necesario que posea un alto grado de intercambiabilidad, lo cual implica que sea muy liquida, es decir, que sea muy fácil comprarla y venderla sin grandes oscilaciones de precio de un día para otro, porque la diferencia entre su valor de compra y su valor de venta sea siempre muy cercana, manteniendo por tanto su valor de intercambio. Y que al aumentar el stock en circulación no pierda dicha mercancía su valor, sino que su utilidad marginal se mantenga casi inalterable.

Además, dicha mercancía que cumplirá mejor que ninguna otra la función de dinero debe por su naturaleza ser capaz de conservar su valor a lo largo del tiempo, así como entre distintos lugares del espacio.

Como señala acertadamente Fekete, el oro ha sido históricamente, y sigue siendo, la mercancía que mejor funciona como dinero.

TIPOS DE DINERO.

Podemos distinguir entre dinero en sentido estricto, esto es, aquellos bienes que cumplen la función de intercambio por la aceptación como tal medio por parte de la sociedad. Y el dinero en sentido amplio, que incluye en la categoría aquellos bienes que pueden ejercer como sustitutos monetarios.

El dinero en sentido estricto, a su vez, puede dividirse en tres grandes tipologías:

  • Dinero Mercancía.
  • Dinero Crédito.
  • Dinero Fiduciario.

Dinero Mercancía es justo aquello que se explicó en el primer punto de este ensayo, es decir, una mercancía que cumple la función de dinero. A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha ido utilizando, en distintos lugares y en diferentes momentos, distintas mercancías en el cambio indirecto,  como el ganado, los caballos, la sal, los granos de maíz, la plata o el oro. El oro acabó imponiéndose entre la mayor parte de personas y países como la mercancía que mejor cumple la función de dinero.

Si se deposita el oro en un lugar suficientemente seguro (orfebre, banco..) y el depositario emite recibos de depósito, al portador, el depositante puede utilizar dichos recibos para transaccionar en el comercio. Este es el origen de los billetes: recibos o certificados de depósito a la vista, que permiten a sus tenedores no tener que portar oro, pudiendo utilizar los mismos en la compra, y siendo liquidables a la vista a su tenedor, ante el depositario. Estos billetes son sustitutos monetarios, pues no siendo dinero se pueden utilizar como tal por su liquidez inmediata, esto es, por poder ser liquidados en oro directamente en cualquier momento.

Los billetes, como sustituto monetario del dinero mercancía, presuponen que el deposito permanece siempre en su totalidad e integridad.

Dinero Crédito es aquella forma de dinero, es decir, de bien utilizable para el cambio indirecto, que no representa liquidez presente, sino futura. Un crédito es un intercambio de un bien presente por un bien futuro. Y en el caso del dinero crédito la función de dinero la cumplen títulos que no son liquidables a la vista, pero sí en el futuro. Por ejemplo, durante las guerras napoleónicas, el Banco de Inglaterra suspendió la convertibilidad de sus billetes por oro, pero los ciudadanos siguieron intercambiando dichos billetes como dinero en el tráfico mercantil, por la seguridad que tenían en que en un momento futuro podrían estos títulos ser liquidables en oro.

En los florecientes mercados de Lancashire y Manchester en los tiempos de Adam Smith las letras de cambio con vencimientos hasta 90 días debidamente aceptadas y firmadas circulaban como dinero entre los bancos y mercaderes, tal y como Smith dejó reflejado en su obra. Estas letras mercantiles tenían siempre una contrapartida en mercancías como trigo, maíz, vino, harina o verduras (no se admitían letras financieras) y se estimaba que en un plazo igual al de una estación del año siempre acabarían siendo vendidas dichas mercancías, por las propias necesidades del ser humano. Así, estas letras serían sustitutos monetarios del dinero crédito, puesto que circulan como dinero y pueden liquidarse en un momento futuro.

El dinero fiduciario o dinero fiat es aquél título que cumpliendo la función de dinero no es liquidable por una mercancía que represente liquidez. No tiene una contrapartida que lo respalde materialmente, sino que es una razón formal la que convierte a dichos títulos en dinero. Dicha razón formal es la ley o mandato del gobierno.

También hablamos de dinero fiduciario cuándo estos títulos no están respaldados al cien por ciento por un depósito de dinero mercancía. Este es el caso de la reserva fraccionaria, es decir, cuándo el coeficiente de reserva que debe conservar el depositario es el cincuenta por ciento, por ejemplo, pudiendo utilizar mientras dure el depósito en sus manos el otro cincuenta.

La palabra “fiducia” en latín significaba confianza, y es dicha confianza, en el gobierno que emite los billetes fiduciarios o en la organización bancaria que no respalda al cien por cien sus depósitos, lo que sustenta este tipo de dinero.

dinero4

BREVE EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS TIPOS DE DINERO.

El oro, como ya dije antes, acabó imponiéndose como el dinero mercancía de referencia en todo el mundo. Hasta la Ley de Peel, en 1844, los billetes emitidos por los bancos depositarios debían estar respaldados al cien por cien por oro, y esta ley vino a crear la reserva fraccionaria, es decir, la posibilidad de que los billetes no tuviesen un respaldo de la totalidad del depósito que representan, sino solo de una parte. Esta reserva fraccionaria se extendió rápidamente al resto de países. Un siglo después, en 1944, los Acuerdos de Bretton Woods pusieron fin al patrón oro. Si hasta ese momento los billetes debían emitirse en función de las existencias de oro, aunque solo tuviesen que ser respaldados en una parte y no en su totalidad por oro, este nuevo marco vino a dictaminar la posibilidad de emitir billetes sin ningún depósito tras de sí, más allá de la confianza en los gobiernos y bancos emisores en dichos billetes.

Y este es el escenario actual, la moneda de todos los países hoy en día no tiene un respaldo real por oro o por otra mercancía, sino que solamente circula por nuestra propia confianza.

Imágenes | wikipedia  pixabay  pixabay  openclipart