Funcionamiento del sistema d’Hondt en España con un ejemplo

El Congreso representa a todo el pueblo español en su conjunto y está constituido por 350 diputados, siendo la circunscripción electoral la provincia. Hay un mínimo de 2 diputados por provincia por lo que dado que existen 50 provincias en España esto hace un total de 100 diputados. Así también hay 1 diputado por la ciudad autónoma de Ceuta y 1 diputado por parte de la ciudad autónoma de Melilla. Los 248 diputados restantes se distribuyen en función de la población de derecho de cada provincia.

En las elecciones al Congreso se presentan por cada partido listas electorales cerradas, y los diputados representan a todo el pueblo español, no solo a la provincia en la que resultan electos.

Para el reparto de escaños se utiliza por parte de nuestra legislación electoral el conocido como Sistema d’Hondt a fin de distribuir los votos que obtiene cada lista en cada provincia.

Este sistema asigna una representación proporcional a cada lista electoral en función de los votos obtenidos y del número de escaños correspondientes a la circunscripción. Dicha asignación se realiza mediante un método de cocientes o promedio mayor que parte de la premisa de que los escaños se van asignando de forma secuencial a cada lista.

Veamos un ejemplo de asignación con los datos de la provincia de Albacete, a la cuál le corresponden un mínimo de 2 diputados, más otros 2 por su población de derecho.

El número de votos se distribuye de la siguiente forma por cada lista electoral.

Lista Votos Porcentaje
PP 89.564 40,93%
PSOE 59.461 27,17%
UNIDOS PODEMOS 33.301 15,22%
C’s 31.883 14,57%
PACMA 1.973 0,90%
UPyD 429 0,20%
RECORTES CERO-GRUPO VERDE 316 0,14%
FE de las JONS 254 0,12%
PCPE 233 0,10%
Total 217.414

 

En primer lugar hay que destacar que aquellas litas que no han logrado el mínimo del 3% no participan en la distribución de escaños.

En segundo lugar, se realiza la división por cocientes. Dado que hay 4 escaños se dividen los votos de todas las listas en cuatro cocientes: primero entre 1, luego entre 2, luego entre 3 y luego entre 4.

 

 

Cocientes/Votos PP PSOE Unidos Podemos Ciudadanos
          89.564           59.461           33.301           31.883
1           89.564           59.461           33.301           31.883
2           44.782           29.731           16.651           15.942
3           14.927             9.910             5.550             5.314
4             3.732             2.478             1.388             1.328

 

Con la regla d´Hondt el reparto de los escaños quedaría como sigue:

Escaño Votos por cociente Partido
Escaño 1                      89.564 PP
Escaño 2                      59.461 PSOE
Escaño 3                      44.782 PP
Escaño 4                      33.301 Unidos Podemos

 

Este sistema fue ideado por el jurista belga Victor d’Hondt en 1878, y como anticipábamos sigue una lógica secuencial: cuando los votos del primer cociente han reportado el primer escaño al PP, en el segundo cociente el número de votos más alto lo tiene la lista del PSOE, por lo que le otorga el escaño número dos, y se sigue iterando de esta forma hasta asignar todos los escaños.

Una de las grandes críticas que se realizan a este sistema de reparto es que el porcentaje de escaños no se corresponde con el porcentaje de votos obtenidos por cada lista. Como podemos ver en la siguiente tabla, solo en el caso de la segunda lista más votada el porcentaje de escaños está en línea con el porcentaje de votos obtenidos, mientras que las otras dos listas están sobreponderadas en escaños respecto de votos, y la lista de ciudadanos se queda sin escaños a pesar de haber obtenido prácticamente el mismo porcentaje de votos que Unidos Podemos.

Lista Porcentaje de Votos Porcentaje de Escaños
PP 40,93% 50%
PSOE 27,17% 25%
UNIDOS PODEMOS 15,22% 25%
Ciudadanos 14,57% 0,00%
PACMA 0,90% 0,00%
UPyD 0,20% 0,00%
RECORTES CERO-GRUPO VERDE 0,14% 0,00%
FE de las JONS 0,12% 0,00%
PCPE 0,10% 0,00%

 


* Más información| Constitución El País 
* Imagen| Pixabay

Anuncios

La diferencia entre Ley Orgánica y Ley Ordinaria.

Decía el afamado jurista romano Marco Tulio Cicerón (43 a.C.) que para ser libres es necesario ser esclavos de la Ley, y llevaba mucha razón porque solo cuando todos los ciudadanos quedan obligados a cumplir con la legalidad vigente podemos garantizar nuestra libertad dentro de la comunidad.

No todas las leyes sin embargo en nuestro Estado actual tienen el mismo nivel. Existe un orden de jerarquía entre las mismas que podríamos resumir de la siguiente forma:

  1. Constitución.
  2. Ley:
    1. Orgánica.
    2. Ordinaria
  3. Real Decreto
  4. Reglamento

La Ley emana del pueblo a través de las Cortes Generales, o Parlamento, formado por los Diputados y Senadores elegidos libremente por los ciudadanos en cada legislatura, y que ejercen el Poder Legislativo.

  • Como vemos en la jerarquía, por encima de Ley tenemos a la Constitución, por lo que las leyes aprobadas por el Parlamento, deben someterse en todo caso a lo previsto en la Carta Magna.
  • Por debajo de la Ley encontramos normas legales pero que emanan del Gobierno, el Poder Ejecutivo, que tendrán que estar siempre de acuerdo a lo previsto en la Ley además de la Constitución.

Pero ahora cabe preguntarse ¿qué diferencia hay entre Ley Orgánica y Ley Ordinaria? Ambas tienen similar rango jerárquico, pero la respuesta a esta pregunta es doble, ya que se diferencian:

  1. en primer lugar respecto de las materias que cada una de ellas puede regular:
    1. La Ley Orgánica trata de aquellas cuestiones expresamente reservadas en la Constitución para dicho tipo de Ley (art. 81 C.E y arts. 165, 107, 54 y 8 C.E.):
      1. Derechos Fundamentales y Libertades Públicas
      2. Estatutos de Autonomía
      3. Régimen Electoral General
      4. Modificación o desarrollo de la Constitución
      5. Tribunal Constitucional.
      6. Consejo de Estado
      7. Fuerzas Armadas
      8. Defensor del Pueblo
    2. La Ley Ordinaria trata de todas aquellas materias no reservadas expresamente a la Ley Orgánica.
  2. en segundo lugar respecto de la mayoría necesaria para su aprobación:
    1. La Ley Orgánica requiere de mayoría absoluta del Congreso para su aprobación final. Esta mayoría absoluta es necesaria en votación final sobre el conjunto del proyecto. Veamos brevemente el proceso de creación de las leyes en España para entender este requisito cualificado:
      • la iniciativa legislativa corresponde vía Proyecto de Ley al Gobierno y a las Asambleas Legislativas, o vía Proposición de Ley al Congreso, Senado, Asambleas de las CC.AA. o iniciativa popular con más de 500.000 firmas acreditadas.
      • El proyecto o proposición se debate en Comisión Legislativa en el Congreso, y posteriormente en el Pleno del Congreso, artículo por artículo. Si supera este trámite pasa al Senado, que dispone de 2 meses para aprobar, vetar o presentar enmiendas.
      • Posteriormente vuelve al Congreso, que puede levantar el veto por mayoría absoluta, o mayoría simple transcurridos 2 meses; y las enmiendas, previo debate se aceptan o no por mayoría simple.
      • Finamente, tras el oportuno debate y votación en caso de enmiendas, la Ley queda aprobada.
      • Es en este punto donde, si se tratase de una Ley Orgánica, se requiere aprobación en votación final sobre el total del texto legal con mayoría absoluta.
    2. La Ley Orgánica no requiere esta votación final con mayoría absoluta. Es decir, si el proyecto o proposición de Ley superan las fases legales del debate en Congreso y Senado, queda aprobada al volver al Congreso (previo debate de veto o enmiendas en su caso).

Podemos resumir por tanto, a modo de conclusión, que la Ley Orgánica es aquella que regula unas materias consideradas por la Constitución como de mayor relevancia y especial protección. Y por esta tan considerable relevancia para los ciudadanos su trámite legislativo está revestido de un proceso más complejo, que exige una mayoría cualificada para su aprobación.


* Más información| Iberley LoQueLaLeyRegula
* Imagen|Pixabay