La tumba del Convento de Don Evaristo

La tumba de Evaristo Quiros y Quiros me recuerda tristemente aquella máxima de que el mejor sitio para esconder algo es ponerlo a la vista de todo el mundo. Porque eso parece haber pasado en este caso, dado que decenas de vecinos de Campo de Criptana pasan al lado o incluso por encima de esta tumba cada semana y ni siquiera son conscientes.

Una tumba que se encuentra en la parte central izquierda de la nave central del edificio de la Iglesia Convento de Carmelitas Descalzos, sito entre la calle Convento y la calle Concepción.

Algunos fines de semana que paso en el pueblo me acerco allí, para la Misa de 9:00 h los domingos por la mañana, y siempre me ha llamado la atención esta tumba, que parece olvidada e incluso oculta a los ojos de los fieles que nos damos encuentro en esta Iglesia.

Hace unas semanas decidí hacer unas fotos e investigar quién estaba allí enterrado, y me encontré con la historia de Evaristo. Aquí os dejo las dos fotos, con la inscripción en latín.

Contexto histórico.

Es bien conocida la persecución llevada a cabo contra la Iglesia Católica por parte de los socialistas y comunistas durante la Segunda República.

El posicionamiento del líder del PSOE en aquél momento, F. Largo Caballero, con gran poder en el gobierno republicano, hombre declaradamente marxista de corte soviético y siempre en estrecha colaboración con el gobierno de la URSS de Lenin, consistía en llevar hasta sus últimas consecuencias la ideología comunista de Marx y acabar con la Iglesia.

Sus declaraciones publicadas en el diario El Socialista de 9 de febrero de 1936 no dejan lugar a dudas: “Estamos decididos a hacer en España lo que se ha hecho en Rusia. El plan del socialismo Español y del comunismo Ruso es el mismo”.

Más de 270 incidentes registrados bajo el régimen republicano en toda España dan cuenta de las iglesias y conventos quemados, y de los curas, monjas y resto de miembros del clero perseguidos, violentados y asesinados.

Tras el inicio de la Guerra Civil, se ha venido utilizando el término historiográfico “Terror Rojo” para denominar a la represión continuada contra la Iglesia en la zona republicana. Hay contabilizadas 6.832 víctimas religiosas asesinadas, de las cuales 13 eran obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas. Su único crimen fue el de profesar la religión católica.

Asesinatos republicanos en Campo de Criptana.

Al inicio de la Guerra la población de Campo de Criptana quedó bajo el bando republicano. En el pueblo fueron detenidas unas 250 personas por ser sospechosas de tener ideales de derechas, o bien por ser declaradamente católicos.

La mayor parte de estos detenidos fueron asesinados en las carreteras y caminos cercanos al pueblo, entre julio y agosto de 1936. No existió proceso judicial ni se les acusaba de ningún cargo formal, se les asesinó simplemente porque sus ideas o creencias religiosas no se correspondían con las de los socialistas y comunistas republicanos.

Entre los detenidos se encontraban los siete curas que al inicio de la Guerra residían en Campo de Criptana. La noche del 19 de agosto de 1936 cuatro de ellos fueron asesinados dentro del pueblo, y otros dos fueron llevados a la espalda del Cerro de la Virgen y fusilados allí.

El asesinato de Don Evaristo Quirós.

Sin embargo Evaristo Quirós y Quirós había sido trasladado por los soldados republicanos a Madrid, concretamente a la localidad de Chamartin de la Rosa, importante municipio madrileño de unos 40.000 habitantes en aquel momento, situado donde hoy se encuentran los distritos de Chamartín, Tetuán y Pinar de Chamartín. Y que había quedado en primera línea de combate bajo el bando republicano. Este municipio había adquirido protagonismo durante los años de la República por su peso como gran zona obrera.

Es decir, mientras que sus compañeros permanecieron presos en Criptana hasta su asesinado el 19 de agosto, a Evaristo Quirós se le trasladó al frente de Madrid. Estos movimientos de presos civiles y religiosos dentro del territorio republicano respondían a diversos motivos logísticos y políticos.

Sin embargo, a Don Evaristo le llegó la muerte a manos de los republicanos incluso antes que a los otros curas criptanenses. Concretamente fué asesinado cuatro días antes que sus compañeros, el 15 de agosto de 1936 en Chamartin de la Rosa, probablemente con otros curas y presos civiles o religiosos.

religiosos criptanenses

Algunos detalles.

Cabe indicar que Evaristo ostentaba la Dignidad de Chantre, cargo eclesiástico que corresponde al encargado del Coro o Maestro Cantor. Es decir, era el director del Coro de la parroquia.

También  hay que señalar que, probablemente bajo la persecución del patrimonio de los miembros de la Iglesia por parte del gobierno de la República, el 10 de mayo de 1933 la sucursal del Banco de España en Ciudad Real publicaba el siguiente anuncio en la prensa nacional, que encontramos en ABC: “Habiéndose extraviado el resguardo de depósito transmisible número 6.188, de pesetas nominales 75.000, en títulos de la Deuda Perpetua Interior al 4 por 100, expedido por esta Sucursal en 26 de junio de 1926, a favor de D. Evaristo Quirós Quirós, se anuncia al público por primera vez, para que el que he crea con derecho a reclamar lo verifique dentro del plazo de un mes, a contar desde la inserción de este anuncio en el periódico oficial Gaceta de Madrid”. Dos meses después de este anuncio se iniciaba la Guerra Civil española, y poco más de tres meses después era asesinado nuestro protagonista.

Vía | 464 Martires ABC SlideShare Blog La información Blog La Verdad Ofende 

 

Anuncios

El origen de Campo de Criptana

Decía Cicerón allá por el s. I a.C refiriéndose a la Historia de los pueblos que no conocer lo que ha sucedido antes de nosotros equivale a ser incesantemente niño, es decir, a no madurar como persona. Y creo que efectivamente es así, es decir, que maduramos intelectualmente entendiendo los hechos que nos han precedido en el mundo.

Partiendo de todo ello, me he preguntado muchas veces acerca del origen de mi pueblo natal, Campo de Criptana, el pueblo de mí familia. En este ensayo vamos a realizar un breve recorrido histórico por los diferentes asentamientos que, a lo largo de la historia, acabaron fusionándose en el pueblo que hoy conocemos.

En el lugar en el que actualmente se encuentra Campo de Criptana, así como en sus inmediaciones, han existido desde las primeras edades del hombre asentamientos humanos.

Así, existe constancia de asentamientos humanos:

  • en la edad de piedra (1.000.000 a.C. hasta 1.700 a.C.):
    • En el paraje El Minguillo, cerca del límite de Criptana con Alameda de Cervera.
    • En Río Záncara (cerca del actual Puente de San Benito).
    • En el paraje El Pico, cerca de la actual población saliendo por la Calle Alcazar, entre Criptana y la carretera de Alcazar a Miguel Esteban.
  • En la edad del Bronce (1.700 a.C hasta 700 a.C.):
    • En el paraje de El Pico.
    • En el paraje de Valrepiso, al noroeste de El Pico.
    • En el paraje de La Atalaya, una elevación natural, al este de Valrepiso.
    • En el paraje de El Real, cerca de La Atalaya.
    • En el pareja de El Montón de Trigo, siguiendo al este desde La Atalaya, cerca ya del Cristo de Villajos, también una elevación natural, al lado de la laguna de Salicor.
    • En Pozos de Villargordo, cerca de la actual ermita de San Isidro.
    • En Villajos, donde la actual ermita del Cristo de Villajos.
    • En El Cerro (actual cerro de La Virgen de Criptana).
  • En la edad del Hierro (700 a.C. hasta 180 a.C.):
    • Prevaleció el poblado de Villajos.
    • Prevaleció el poblado de Río Záncara.
    • Prevaleció el poblado de El Cerro.
    • Prevaleció el poblado del paraje de El Montón de Trigo.
    • Surgió un nuevo asentamiento en El Palomar de Treviño, cerca de Villajos.
    • Surgió un nuevo asentamiento en La Hidalga, cerca también de Villajos y de la Laguna Salina.

Como vemos, de los diferentes asentamientos iniciales hubo algunos como Villajos, El Cerro y Záncara, que se consolidaron y generaron más asentamientos en sus alrededores.

Más adelante, en época romana (220 a.C. hasta 476 d.C.) deben destacarse la población de Cértima y de Alce, las cuales aparecen en obras escritas romanas referidas a la ocupación de Tiberio Sempronio Graco. Existiendo la hipótesis de que Cértima se corresponde con El Cerro y Alce se corresponde con la población del paraje de La Hidalga.

También en este período aparece el poblado de Posadas Viejas, situado junto a la calzada romana que venía desde Laminio y cerca del puente de San Benito, que permitía el cruce del río Záncara. Estaría a medio camino entre el Puente San Benito y la actual estación de ferrocarril de Campo de Criptana. Su nombre, y su situación (al lado de una calzada romana) hace pensar que se trataba en su origen de unas casas dedicadas a la actividad de Posadas para viajeros que hacían noche en el lugar.

Así como podemos ver, llegan al inicio de la Edad Media las siguientes poblaciones dentro del actual término municipal de Campo de Criptana:

  • Asentamientos y poblado de Villajos, formado por:
    • El propio Villajos, también denominado Hondanada de Villajos.
    • La Hidalga.
    • El Montón de Trigo.
    • El Palomar de Treviño.
  • Asentamientos y poblado de El Cerro.
  • Asentamientos de Záncara, en el Puente de San Benito.
  • Poblado de Posadas Viejas.

Tras la caída del impero Romano y con la llegada de los Visigodos a Hispania (476 hasta 711 d.C), estableciendo su capital en Toledo, se desarrolla un nuevo modelo territorial en el que las áreas rurales productivas, antes dominadas por las “villae” roamanas, pasan a ser explotadas mediante aldeas y granjas. En este período prevalecen dos de los asentamientos y poblados anteriores sobre todos los demás:

  • Villajos
  • El Cerro.

Más adelante la Península asiste a la invasión musulmana, y durante el período musulmán (711 hasta 1085 a.C.) prevalece la villa de Villajos, que pasa a depender de la cercana Qasr’Atiyya (la actual Alcázar de San Juan). Parece acreditado que el cercano paraje de El Montón de Trigo también fue ocupado por la población musulmana, en convivencia con la villa de Villajos. Mientras que El Cerro se convirtió en un asentamiento militar defensivo musulmán.

Siguiendo por nuestro viaje a través de la historia del actual término municipal de Campo de Criptana, tras la Reconquista y después de la batalla de las Navas de Tolosa estos territorios criptanenses pasan a formar parte de la Orden de San Juan, y después (por herencia de un señor feudal de la época que debía haber adquirido por orden real este territorio, denominado Pedro Guillen) a la Orden de Santiago, deslindados dichos territorios de la cercana Alcázar, que sí permanece bajo la Orden de San Juan.

criptana 2

Resulta muy importante este hecho histórico de pasar a depender de la Orden de Santiago para nuestro pueblo, dado que esta Orden se configuró como una microsociedad feudal en la que el Maestre tenía el papel del señor feudal, y sus vasallos, denominados Comendadores eran señores locales en virtud de la cesión por el Maestre de parte de su jurisdicción.

Y en 1237 bajo este régimen administrativo se crea la «encomienda de Criptana» formada por las tres poblaciones existentes entonces dentro del actual término municipal:

  • Criptana, que se correspondía con El Cerro.
  • Posadas Viejas.

Así que ya tenemos aquí el origen del actual pueblo, en esta unión o Encomienda de Criptana, bajo un Comendador que ejercía también sobre la cercana localidad de Pedro Muñoz.

La población de El Cerro había cambiado su nombre por Criptana por la aparición de la Santísima Virgen en una cripta en la parte sureste del Cerro. Es de destacar que al inicio de la Reconquista se habían encomendado los cristianos a la Santísima Virgen en la aparición a Don Pelayo en la cueva de Covadonga. Y durante la Reconquista se dieron apariciones de la Virgen en todo el territorio, según se iba reconquistando, apoyando a los ejércitos cristianos. Por lo que esta aparición de Criptana se enmarca en dichas apariciones.

vic3b1a.jpgDurante las crisis del s. XIV de Castilla, compuestas por epidemias, hambrunas, conflictos internos entre señores feudales y una gran inflación o alteración de los precios de las materias primas y los salarios, se quedó despoblado el cercano pueblo de Pedro Muñoz y se redujo de manera importante las poblaciones de Criptana, Villajos y Posadas Viejas.

Sin embargo, dichas poblaciones aún con menos habitantes subsisten y ven nacer hacia el año 1.300 y en el centro o cruce de caminos de todas ellas, un nuevo pueblo denominado El Campo, sobre una pequeña fortaleza en el denominado Cerro de la Paz, donde hoy se encuentra la ermita de la Virgen de la Paz. Esta pequeña fortaleza estaba anexa a los Molinos de viento de la sierra criptanense.

La Orden de Santiago fundó esta nueva localidad para beneficiarse de la exención de diezmos o impuestos eclesiásticos que la diócesis de Toledo había establecido para las nuevas poblaciones, como medida de repoblación.

En pocos años y se cree que por sus mejores condiciones de salubridad así como por razones económicas (la importancia de la industria molinera) absorbió a los habitantes de la localidad de Criptana, que se trasladaron allí dejando despoblado El Cerro de Criptana.

En este momento la nueva localidad toma fuerza frente a las cercanas localidades y se empieza a denomina ya como El Campo de Criptana, por la unión del nuevo municipio de El Campo con el antiguo municipio de El Cerro de Criptana. Este municipio recibió Carta Puebla del Maestre de la Orden de Santiago sobre el año 1.320.

En los siguientes años, y tras la concesión del Fuero de Uclés, el municipio de El Campo, ya denominado El Campo de Criptana, absorvió también a los habitantes de Villajos, quedando igualmente despoblado esta localidad.

Finalmente El Campo de Criptana absorvió finalmente a Posadas Viejas. Este pueblo como dijimos estaba al sur de la actual localidad, en el inicio del camino desde la estación de ferrocarril al Puente San Benito, y los vecinos se trasladaron al municipio de El Campo de Criptana, quedando despoblada Posadas Viejas.

Así que, como vemos, finalmente los pueblos que habían subsistido desde la antiguedad, es decir, Villajos (junto con sus cercanos asentamientos) y El Cerro de Criptana, y el pueblo constituido al inicio de la edad media, Posadas Viejas, se fusionan finalmente con el pueblo más reciente, constituido por la Orden de Santiago en la pequeña fortaleza del Cerro de la Paz y denominado El Campo. Es decir, El Campo, el más moderno, absorvió a los más antiguos creando la actual Campo de Criptana. 

Vía | EntreDosAmores Wikipedia  Mapa Parajes Criptana

Imágenes | Pixabay

 

 

 

 

 

 

 

 

La Costumbre como fuente del Derecho

Siendo el Código Civil el cuerpo principal del derecho privado, es decir, la norma básica jurídica que regula las relaciones de Derecho entre los ciudadanos de una nación, encontramos en su artículo 1 la relación de las fuentes del ordenamiento jurídico, a saber:

  1. La Ley
  2. La Costumbre
  3. Los principios generales del Derecho.

Esta relación es jerárquica, en tanto que la fuente principal es la Ley, y en su defecto prevalece la Costumbre. Solo en ausencia de Ley y costumbre se recurrirá a los principios generales como fuente jurídica.

El objeto del presente ensayo es el de conocer la costumbre como fuente del Derecho en nuestro ordenamiento jurídico español.

Podemos definir la costumbre como la norma jurídica creada por la comunidad a través de su uso reiterado y uniforme en el tiempo.

Conforme a la doctrina mayoritaria y a lo exigido en la jurisprudencia del Tribunal Supremo deben indicarse dos requisitos para apreciar una costumbre como norma jurídica válida:

 

  1. Requisito externo: que exista un uso social, es decir, el comportamiento de un grupo social que se ajusta a un determinado modo de conducta.Para que el uso social sea jurídicamente relevante ha de ser:
  • General: se aplica a todos los casos.
  • Constante: se aplica sin interrupciones
  • Uniforme: es idéntico en todos los casos.
  • Duradero: se aplica de forma repetida, no puntual.

 

  1. Requisito interno: que exista una convicción jurídica de los miembros del grupo social de la obligatoriedad de la norma:
  • Opinio Iuris: existe una convicción en el grupo social de que se trata de una obligación jurídica.
  • Opinio necessitatis: existe una convicción en el grupo social de que su aplicación es siempre necesaria.

Según lo dispuesto en el art. 1.3 del Código Civl “la costumbre solo se aplicara en defecto de ley aplicable, siempre que resulte probada y no sea contraria a la moral o al orden público. Los usos jurídicos que no sean meramente interpretativos de una declaración de voluntad, tendrán la consideración de costumbre”.

Así por tanto para para la validez jurídica de la costumbre en España se necesitan las siguientes condiciones:

  1. Subsidiaridad: Solo se aplica la costumbre como norma jurídica con carácter subsidiario, cuando no existe una Ley que determine positivamente la norma para el caso concreto.
  2. Racionalidad: No puede contravenir la moral y el orden público.
  3. Necesidad probatoria: Debe resultar probada. En este sentido el ar. 281 de la Ley de Enjuiciamiento Civil indica que la costumbre será objeto de prueba en el proceso judicial, excepto que las partes estuviesen de acuerdo en su existencia y contenido, no afectando sus normas al orden público. Además dispone que no será necesario probar los hechos que gocen de notoriedad absoluta y general.

Finalmente, cabe indica que según la relación con la Ley, la costumbre puede ser:

  • “Contra legem”. Se encuentra rechazada por el art. 1º CC, según el cual la costumbre sólo regirá en defecto de ley aplicable. En este sentido el art. 2.2 C.C. indica que ñas leyes sólo se derogan por otras posteriores. En el régimen foral de Navarra si se admite la costumbre contra legem, si bien como dice Diez Picazo esto ha de entenderse que cabe costumbre contra fuero o ley foral, pero no contra leyes de aplicación general.
  • “Secundum legem”. No se encuentra prevista en el Código Civl. Es la que coincide con la norma legal y su única función es interpretativa. El hecho de que una determinada interpretación legal venga favorecida por la costumbre no puede entenderse como vinculante, por lo que los Tribunales conservan su libertad para interpretar las leyes con arreglo a los criterios hermenéuticos generales.
  • “Praeter legem” o “extra legem” es aquella que regula situaciones carentes de disposición legal. Esta es la costumbre admitida de modo general por el art. 1º CC como fuente del ordenamiento jurídico. Requiere que no exista ley expresa y que además no quepa la aplicación por analogía de otra ley.


* Más información| WolterKluvers  VLex
* Imagen| Pixabay

El aseguramiento de préstamos empresariales con FRAs.

Es una realidad que todas las compañías, en mayor o menor medida según su modelo de negocio e industria competitiva, necesitan financiar sus inversiones y operaciones, dado que por lo general necesitarán desembolsar dinero en maquinaria, inmuebles, vehículos, etc… antes de obtener un retorno suficiente a través de la venta de los productos y servicios elaborados gracias a dichas inversiones.

La financiación puede ser con fondos propios, cuando la compañía cuenta en reservas con dinero suficiente, si bien este caso tenderá a ser la excepción ya que el objetivo de las empresas no es acumular fondos, sino repartir el beneficio que se genera cada año entre sus accionistas.

Por tanto, será más habitual que recurran a la financiación vía fondos ajenos, pudiendo aquí financiarse a través de sus accionistas (con una ampliación de capital, o bien con préstamos de los accionistas a la sociedad).

Si la inversión no puede ser acometida por los accionistas, o estratégicamente no se desea realizar una ampliación de capital, se recurrirá a entidades de crédito como los Bancos, los Fondos de Inversión o las Cooperativas de Crédito. En este caso podrán realizar emisiones de Bonos o deuda, o bien recurrir a préstamos bancarios, siendo el objetivo de este artículo precisamente los préstamos.

Estos préstamos que denominaremos aquí bancarios tienen siempre un plazo de devolución, que en la práctica no suele ser superior a 10 o 12 años, pues se entiende que no es viable realizar inversiones en activos empresariales que necesiten un mayor plazo de retorno, dado que su amortización física podrá devenir en dicho caso antes de su amortización financiera.

Para plazos que superen los 5 años se suele exigir garantías reales (bienes físicos que garanticen el préstamo con prenda o hipoteca).

Y evidentemente la empresa prestataria tendrá que devolver el préstamo con un tipo de interés como retribución al prestamista (además de otras posibles comisiones que se puedan establecer).

Este tipo de interés puede determinarse como fijo para todo el plazo de duración, y en este caso se conocerá desde el inicio el importe total a devolver.

Pero como es sabido, el tipo de interés varía a lo largo del tiempo, y por tanto establecer un tipo fijo implica un riesgo para el prestamista, en el sentido de que si el interés sube durante la vida del préstamo, habrá obtenido un tipo de interés inferior al que se cotiza en el mercado.

Por ello, para importes elevados y en coyunturas fluctuantes las entidades financieras suelen establecer tipos de interés variables, y aquí el problema de la empresa prestataria radica en que no puede conocer desde el inicio el importe total que le supondrá el préstamo.

Por ejemplo, imaginemos un préstamo a una empresa de 20.000.000 € a devolver en 4 años, a través de 4 amortizaciones anuales de 5.000.000 € cada una. Si pudiésemos fijar un tipo de interés para toda la vida del préstamo del 5%, y cada año junto con cada cuota de amortización de capital se pagase una cuota de interés anual del 5% sobre el capital pendiente, el total de intereses que la empresa pagaría sería de 2.500.000 € en el plazo de duración del préstamo.

Sin embargo, si el Banco no está de acuerdo en fijar un tipo para toda la vida del préstamo, a fin de salvaguardarse de posibles subidas del tipo de interés, o de exigencias de cobertura del Banco Central, etc… y dicho préstamo se fija a interés variable, referenciado a Euribor, Libor u otro tipo de referencia, aquí la empresa será quién asuma la volatilidad en la evolución del tipo de referencia. Lo que hará el Banco para indexar el interés al mercado será fijar un tipo total igual a la suma de una prima o diferencial más el tipo de referencia (por ejemplo, Euribor más 4%).

Siguiendo con nuestro ejemplo, imaginemos que el tipo de interés sube en los años siguientes a la firma del préstamo: el primer año el interés a pagar del préstamo es del 5%, el segundo año es del 6%, el tercer año es del 4,5%, y el cuarto año se eleva al 6%. El coste total resultante por intereses sería de 2.650.000 €, es decir 150.000 € más que si la empresa hubiese podido cerrar el tipo fijo del 5%.

Si bien es cierto que, de haber bajado el tipo de mercado la empresa de nuestro ejemplo hubiese podido obtener un resultado más favorable, lo que es evidente es que el riesgo al alza siempre existe, y ello impide poder conocer de antemano a la empresa el coste financiero del préstamo (como sí hubiese sucedido en el caso del tipo fijo).

Aquí la solución para la empresa reside en contratar un FRA, acrónimo de Forward Rate Agreement (acuerdo futuro de tipos de interés). Este contrato consiste en que la otra parte, que será un Banco u otra entidad financiera, se compromete a liquidar la diferencia entre el tipo de interés de mercado en un momento futuro y el tipo de interés referenciado en el contrato FRA.

Por lo tanto, la empresa suscribe dos contratos: 1) un contrato de préstamo, a devolver en cinco años y con tipo de interés variable, y 2) un contrato FRA con el cuál consigue asegurar el tipo de interés del préstamo subyacente.

El FRA tendrá un coste que se pagará al Banco o asegurador por parte de la empresa prestataria que asegura con ello en tipo de interés.

Así todo tanto, aplicando un FRA con nuestro ejemplo,:

  • si el tipo de interés resultante según la fórmula del préstamo es en cada momento de pago de intereses es superior al que hubiese resultado de haber podido cerrar un tipo fijo, y coincidiendo dicho tipo fijo con el tipo asegurado en el FRA, el prestatario recibirá un abono del asegurador del FRA (año 2 y año 4 del ejemplo).
  • A la inversa, pagará un cargo al asegurador del FRA (año 3 de nuestro ejemplo).
  • Si coindicen, no existirá cargo ni abono.


* Más información| Economipedia  Ciberconta
* Imagen| Pixabay

Situaciones, clases y usos del Suelo en la legislación española

Conforme a lo previsto en el artículo 47 de la Constitución Española, los poderes públicos deben regular la utilización del suelo para el interés general. Y así lo hace la legislación nacional, concretamente a través del Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana.

La premisa de partida de esta legislación es la de que el Derecho del Suelo es un derecho estaturario, supeditado por la función social que contempla la propia Constitución, que entraña una concepción estatutaria formada por un conjunto de obligaciones y derechos dimanantes de la Ley. Por tanto, bajo esta perspectiva cabe afirmar que en España el derecho de propiedad del suelo no es un derecho ilimitado.

De acuerdo a lo previsto en el RD 7/2015 todo el territorio o espacio estatal y autonómico se encuentra dividido o adscrito en una de las clases de suelo previstas en el Derecho urbanístico autonómico, de conformidad con las situaciones básicas de suelo que determina la legislación nacional.

Tradicionalmente, desde la Ley del Suelo de 1956 existían tres clases de suelo: Urbano, urbanizable y rústico. Es decir, el suelo no urbano podía ser de dos clases: urbanizable (que se podía convertir en urbano) o rústico (que no se podía convertir en urbano).

Pero la actual legislación estatal no establece clases de suelo como tal, sino que deja la clasificación técnica a la legislación urbanística autonómica y local, y lo que hace es determinar “situaciones básicas del suelo”.

Así por tanto los Planes Generales de Ordenación Urbanística tienen como una de sus más importantes finalidades clasificar el suelo de un término municipal en las situaciones de: urbano, urbanizable o no urbanizable. Veamos esquemáticamente:

  1. Suelo urbano.
  2. Suelo no urbano:
    1. Urbanizable: se puede realizar una actuación para transformar a suelo urbano.
    2. No urbanizable.

La concepción doctrinal de cada una de estas categorías es la siguiente:

  • Suelo urbano o urbanizado es el transformado urbanísticamente, al estar integrado de forma legal y efectiva en la red de dotaciones y servicios propios de los núcleos de población.
  • Suelo urbanizable es el suelo que podríamos denominar en transición, al ser susceptible de transformación urbanística para su incorporación a un núcleo de población.
  • Suelo no urbanizable es el no transformado urbanísticamente, sin que se permita su paso a urbanizable.

 

Existen legislaciones autonómicas que siguen denominando las diferentes clases de suelo conforme a la normativa anterior al actual Texto Refundido, esto es, a la Ley 6/1998 de Régimen del Suelo y Valoraciones, pero en la práctica todas las categorías se pueden subsumir en las tres situaciones básicas del suelo de la actual legislación.

 

A su vez las situaciones básicas del suelo se subdividen en diferentes categorías, conforme a la legislación autonómica en vigor, basada en la anterior legislación nacional ya citada:

 

  1. Categorías de suelo urbano
    1. consolidado por la urbanización, que es aquel compuesto por los solares y parcelas que estén disponibles para el proceso de edificación o precisen de obras de urbanización de escasa índole (reposición de algún servicio urbanístico, etc.)
    2. no consolidado, que sí precisa la ejecución de obras de urbanización para cumplimentar las disposiciones del planeamiento de aplicación.

 

  1. Categorías de suelo urbanizable
    1. Delimitado o sectorizado, para el que existe un instrumento de delimitación o sectorización que complementa el plan general urbano y establece las determinaciones necesarias para su transformación a urbano.
    2. No delimitado, o no sectorizado, para el que no existe dicho instrumento.

 

  1. Categorías del suelo no urbanizable
    1. Protegido por sus valores intrínsecos de conformidad con la legislación sectorial que le resulte de aplicación (por razones de protección del patrimonio común, o razones paisajísticas, o de defensa del medio ambiente, etc…)
    2. Protegido con arreglo a la ordenación territorial y urbanística.
    3. Inadecuado para su desarrollo urbano (terrenos inundables, etc.)

 

Finalmente, las clases de uso (o zonificación) de suelo sirven para concretar los usos y destinos posibles en cada clase (situaciones básicas) y categoría de suelo. Esta categorización se realiza en el Plan General Urbano o en sus normas de desarrollo.

  1. En el suelo urbano, la calificación urbanística debe establecer los usos pormenorizados que incluirán la definición de los usos de cada parcela, así como su edificabilidad y tipología edificatoria (salvo que correspondan a un planeamiento especial).
  2. En los suelos urbanizables se establecen usos globales. La definición de los usos pormenorizados es la función de los Planes Parciales, que desarrollan esta clase de suelo.

Los usos más utilizados en los planes municipales en España suelen ser los siguientes:

  • Uso residencial, que diferencia entre uso para vivienda y uso para alojamiento. El uso para alojamiento puede ser a su vez para alojamiento turístico o para alojamiento comunitario.
  • Uso para actividad económica, que diferencia entre uso industrial y almacenes, usos terciarios, comercio, oficinas, usos terciarios, espectáculos o actividades recreativas, y aparcamientos.
  • Uso dotacional, que diferencia entre público y privado. La finalidad es la de asegurar un mejor nivel de vida de los ciudadanos. Suele diferenciarse ente uso dotacional para equipamientos (instalaciones deportivas, docentes, sociales, etc…), para espacios libres (parques, jardines, etc…), para comunicaciones (redes viarias, transporte, etc…), para instalaciones o redes de servicios (agua, telecomunicaciones, energía, saneamientos, etc..).
  • Usos relacionados con el aprovechamiento del suelo rural. La finalidad es la de regular el aprovechamiento de explotaciones agrícolas, cinegéticas, forestales, etc…


* Más información| Blog Anida BOE Blog Velez Dorado
* Imagen| Pixabay

¿Cómo tributa la inversión en acciones extranjeras?

Actualmente las 10 mayores compañías por valor bursátil del mundo son de Estados Unidos y cotizan en Wall Street. Y si ampliamos el listado a las 100 mayores del planeta, solo dos de ellas son españolas y cotizan en la Bolsa de Madrid. Por lo tanto no es extraño que los pequeños inversores que pretenden consolidar sus ahorros en compañías de valor deban dirigirse al extranjero.

Por ello se hace necesario entender correctamente los aspectos más importantes del régimen de compraventa y fiscalidad de las acciones en el extranjero.

¿Qué operaciones tengo que declarar en el IRPF?

Como en el caso de la inversión en valores nacionales, hay que declarar la compraventa de acciones y el cobro de dividendos, que en ambos casos se consideran ganancias patrimoniales.

¿Cómo tributa la compraventa?

Sólo se paga por el beneficio total derivado de restar a las ganancias patrimoniales las pérdidas, existiendo un plazo de hasta cuatro años para restar las pérdidas patrimoniales a las ganancias patrimoniales. Estos beneficios netos tributan rendimientos del capital mobiliario: se aplica un tipo impositivo del 19% a los primeros 6.000 euros, del 21% desde dicha cantidad y hasta 50.000 euros, y del 23% para todo lo que exceda de este límite.

¿Cómo tributa el cobro de dividendos?

Se aplica el convenio de doble imposición vigente entre España y el país donde cotizan las acciones. Dicho país aplica la retención allí establecida para dividendos, la cual se devuelve (con límites) al realizar la declaración de IRPF en España, a fin de evitar la doble tributación.

¿Cómo funcionan los convenios de doble imposición?

Los convenios firmados por España en materia tributaria con otros países tienden a seguir el modelo previsto por la OCDE, donde el contribuyente que percibe dividendos de una empresa extranjera soporta una retención de un mínimo del 15%. Este porcentaje será el máximo que podrá recuperar en el IRPF; en caso de que se superase, el ahorrador tendría que reclamar la Hacienda del otro país en caso de que quiera recuperar el dinero cobrado de más. En paralelo tendrá que tributar por los dividendos cobrados según el tipo que corresponda en España, del 19%, 21% o 23%.

La Agencia Tributaria española parte de la presunción de que en origen se ha retenido el 15% y devolverá hasta dicho porcentaje como máximo. Por ejemplo, por 2.000 euros cobrados en dividendos en acciones de Apple en Wall Street su bróker le retendrá un 15% (300 euros) de ese dinero para la Hacienda estadounidense. Pero también ha de retener el 19% para España (323 euros, resultado de los 1.700 euros netos cobrados tras restar 300 euros a los 2.000 euros inicialmente cobrados). Al realizar la declaración anual de IRPF el inversor recupera los 300 euros. Sin embargo, en otros países como Italia, la retención sobre dividendos es del 26% por lo que el inversor deberá luego solicitar la devolución al fisco italiano de lo que sobrepase el 15% del Convenio.

¿Cómo tributan los gastos en los que incurre el accionista?

El inversor tiene al menos dos gastos inherentes a la inversión en acciones extranjeras: a) las comisiones de administración y depósito de la entidad bancaria o de valores donde tiene depositadas las acciones; b) las comisiones de compraventa del bróker.

Dichos gastos se pueden restar al beneficio derivado de las acciones, por lo que disminuirían la base imponible.

Esto es importante, ya que una de las desventajas de invertir en acciones extranjeras es que tanto las comisiones de compraventa como las comisiones de administración o depósito suelen ser muy superiores a las que se aplican a las acciones nacionales.

¿Cómo tributa el cambio de divisas?

El cambio de divisas necesario para la compraventa de las acciones extranjeras puede derivar a su vez en una ganancia o pérdida patrimonial. Esta ganancia o pérdida se sumará o restará a la ganancia o pérdida patrimonial derivada de la compraventa de los valores.

Por ejemplo, puede ser que adquiramos dólares para comprar acciones de Alphabet en Estados Unidos, compremos dichas acciones, y unos meses después vendamos las acciones obteniendo una ganancia resultado de la compraventa. Sin embargo, en dicha operación es posible que, al vender los dólares resultado de la venta de las acciones el tipo de cambio sea peor que cuándo compramos los dólares, lo cual dará lugar a una pérdida patrimonial en la operación de divisas. La pérdida por divisas se restará al beneficio por las acciones.

Resumen.

En definitiva, el régimen general para la tributación de las acciones extranjeras es similar al régimen fiscal de las acciones nacionales, pero con las peculiaridades derivadas del cobro de dividendos (sujeto al Convenido internacional en vigor) y del resultado en el tipo de cambio de divisas.


* Más información| InvirtiendoPocoAPoco  Bankinter  Selfbank
* Imagen| Pixabay

 

Reflexión contra el aborto

Hace unas semanas estuve cenando con un grupo de buenos amigos, y mientras conversaba concretamente con dos de ellos sobre temas recientes de la política española surgió la cuestión siempre polémica del aborto. Me sorprendió que ambos, siendo uno más bien cercano al PSOE y otro más bien cercano al PP, estaban completamente de acuerdo en la defensa del aborto.

Me recordó las palabras de Monseñor José Ignacio Munilla, actual Obispo de San Sebastián (España) que muchas veces ha declarado que hoy en día izquierda y derecha están de acuerdo en la mayor parte de temas, teniendo ambos enfrente las más de las veces los principios cristianos. Me recordó también a F.V. Hayek, premio Nobel de Economía, cuando dedicaba su libro “Camino de Servidumbre” <<a los socialistas de todos los partidos>> porque los tradicionales partidos de izquierdas y derechas defienden hoy en día unos mismos principios socialistas.

El argumento central de mi amigo que está más cercano al PSOE era que la legalidad del aborto es necesaria porque permite salvar aquellas situaciones en las que una mujer ha quedado embarazada en una violación, poniendo el ejemplo de que resultaría injusto obligar a tener al bebé a una mujer joven víctima de un delito sexual.

Mientras que el argumento central de mi amigo que está más cercano al PP era que la legalidad del aborto es necesaria para salvaguardar la libertad de los padres cuando el embarazo no deseado sucede en personas que no son capaces de asumir la responsabilidad inherente a tener al bebé, poniendo el ejemplo de que resultaría injusto que una joven quinceañera que se queda embarazada “por error” no pueda abortar.

En ambos casos se trata de argumentos que podemos denominar “tradicionales” por parte de los defensores del aborto. El tercer argumento clásico, que no salió en aquella conversación, es el referido a la necesidad de que las madres puedan abortar cuando el feto presenta riesgos de nacer con malformación.

En todos los casos no obstante el denominador común es lo que se olvida en los argumentos, es decir, la vida del bebé objeto de aborto.

La vida como derecho fundamental.

Así, en primer lugar cabe señalar que la premisa básica y fundamental sobre la que deben construirse todas las argumentaciones sobre el aborto es la de que una persona humana lo es desde su concepción.

Es ésta una realidad empírica, racional y científica de carácter incuestionable: la vida de una persona comienza con la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide. A partir de dicho momento, y si no se sucede ningún incidente, el feto se va desarrollando hasta el día del nacimiento. Y después seguirá creciendo y desarrollándose hasta el fallecimiento de la persona. Esta es la realidad como digo incuestionable de todos nosotros como personas humanas.

Por ello, el aborto natural supone el fallecimiento de un ser humano por causas naturales. Equivalente a lo que podía ser la muerte de la persona en cualquier otro momento de su vida, ya tenga 20 años o ya tenga 80 años.

Mientras que el aborto provocado supone un asesinato, similar por tanto a que a dicha persona en vez de asesinarla con 3 o 5 meses la asesinasen a los 20 años o a los 80 años.

La vida en el centro.

Cuando tenemos clara la premisa fundamental de que el feto es un estado más del ser humano, como lo pueda ser la infancia, la juventud o la vejez, y siendo ello algo incuestionable, no seremos victimas del mayor error de los pro-abortistas, que reside precisamente en no tener en cuenta la vida del bebé a la que se pone fin de forma premeditada.

Según lo previsto en todos los ordenamientos jurídicos nacionales e internacionales en los países desarrollados, la vida es un derecho absoluto que no cabe cuestionar. El que quita a otra persona la vida comete un delito de elevada gravedad, denominado homicidio o asesinato.

La responsabilidad.

De ninguna forma la libertad, otro de los grandes principios jurídicos occidentales, puede superponerse la vida. La libertad de una persona no ampara quitar la vida a otra persona. Por ello, no resulta legítimo alegar que la libertad de la madre ampara el homicidio o asesinato del bebé.

No es solo que la libertad no ampare el asesinato, sino que además en el caso de la madre existe una especial responsabilidad de proteger y salvaguardar la vida de su hijo, por lo que su delito se vuelve aún más grave. Es lo que en Derecho penal se conoce como agravante por parentesco.

Pero esta responsabilidad no es solo de la madre, sino que por supuesto se hace extensible a ambos progenitores, la madre y el padre. Y afectaría también por extensión a familiares u otras personas que intervengan en el aborto.

Desde luego, los profesionales médicos y clínicos que participan en el asesinato del feto son responsables igualmente del asesinato, cuando establecemos la correcta premisa de que dicho feto es una persona humana.

Respuesta a mi amigo de Derechas.

Así por tanto, de mis dos amigos inmersos en la charla que citaba al inicio, puedo ya responder en este párrafo a mi amigo más afín al PP, y es que si dos jóvenes han utilizado su libertad para mantener relaciones sexuales, deben asumir como acto de dicha libertad la responsabilidad de cuidar al hijo al cuál han dado origen en su encuentro sexual.

No puede existir libertad sin responsabilidad, pues precisamente los límites de la libertad son las libertades del resto de personas, y la libertad del hijo que han concebido ampara por supuesto su integridad física, es decir, su derecho a la vida.

Respuesta a mi amigo de Izquierdas.

En lo referente a mi amigo más afín al PSOE, recordemos que su argumento pasaba por ejemplificar la necesidad de permitir abortar a una joven violada por un malvado agresor.

Lo primero que hay que decir es que matar al bebé que haya podido concebirse en una relación sexual no consentida no es el remedio a dicho delito. Matar al bebé no cambiará lo sucedido, ni tampoco servirá para sancionar la conducta del padre.

La vida de ese bebé es independiente de la vida de su padre, los hijos no pueden ser sancionados por las conductas punibles de sus progenitores. Nadie se plantearía asesinar a los hijos de un delincuente, por lo que tampoco podemos plantear a los hijos concebidos y que van a nacer.

Por supuesto, si la madre no acepta al bebé por lo sucedido, podrá darlo en adopción a las instituciones que correspondan; si bien es posible que no lo haga y cuide de su hijo sacándolo adelante.

Dicho esto, hay que destacar en este punto que las posibilidades de que se conciba a un hijo durante una violación son más bien remotas. Mientras que siempre ha sido un argumento muy utilizado por parte de los defensores del aborto, la realidad es que este tipo de delitos sexuales no suelen dejar embarazada a la víctima.

En las estadísticas oficiales de abortos de los gobiernos occidentales se ha dejado de incluir el detalle del porcentaje de abortos por causa de violación, entendiéndose que entra en la categoría genérica de “otros” que utilizan los institutos estadísticos. Esto ya nos da una pista de que realmente de trata de un porcentaje ínfimo que los gobiernos no quieren publicar para no quedarse sin argumentos.

Esto mismo sucede hoy en día en las estadísticas oficiales de aborto del Gobierno de España, no se publican los abortos donde la madre declara que lo solicita por haber sido víctima de una violación. Pero entre 2002 y 2010 que dicho dato sí se publicaba, los abortos por esta causa eran en torno al 0,02% del total de abortos. Es decir, había una media de 100.000 abortos al año en España, de los cuales unos 20 de media eran por este motivo. Como vemos, totalmente residual.

Pero es que además en el último estudio al respecto publicado en Estados Unidos resulta que el total de embarazos sucedidos por violación era del 0,6% sobre el total de violaciones. Es decir, solo en casos muy residuales la víctima queda embarazada durante una agresión. En otro estudio realizado igualmente en Estados Unidos, en una serie de 3,500 violaciones en 10 años en el Hospital San Pablo de Minneapolis, no hubo un solo caso de embarazo.

No resulta difícil entenderlo, dado que durante este tipo de actos el estrés del cuerpo de la mujer crea lo que se denomina “infertilidad natural” impidiendo la concepción. Además, el estrés post-traumático crea lo que se denomina “infertilidad temporal” y durante los meses siguientes a la violación el ciclo hormonal se desregula quedando infértil por lo general la víctima hasta pasado un tiempo.

¿Para qué sirve el aborto en realidad?

La mayor parte de los 100.000 abortos de media que se realizan cada año en España vienen motivados por la probabilidad de que el bebé nazca con algún defecto, o con síndrome de Down. Es decir, estamos asistiendo a un genocidio de las personas con síndrome de Down.

Según estudios recientes, casi el 100% de las mujeres que saben que van a tener un bebé con síndrome de Down solicitan el aborto. En los países occidentales ya apenas hay personas con este síndrome. Según el mismo estudio, de la Fundación Down España, en la mayor parte de los casos en los que nace hoy en día un niño con síndrome de Down ello es debido a que la madre no se realizó la oportuna prueba, o bien que falló el diagnóstico de la misma.

Conforme publicaba el año pasado el periódico El País (16 feb 2018) los datos apuntan a que dentro de 15 años no existirán personas con síndrome de Down en España.

Los fetos que tienen probabilidades de nacer con otro defecto son también objeto de aborto por parte de las madres en la mayor parte de las ocasiones. Aquí cabe indicar que las pruebas prenatales no son determinantes, y que el bebé puede luego nacer bien, dado que el diagnóstico no implica un 100% de probabilidad la mayor parte de las veces.

Esto supone un genocidio en toda regla para niños con disfunción y con síndrome de Down. Desde mi punto de vista es absolutamente inhumano ejecutar a los bebés por su disfunción, es más, sus padres y la sociedad tendrían que acogerlos y cuidarlos de forma especial. Sin embargo, se están les está ejecutando con ayuda de la Ley.

Todo ello me recuerda que la Alemania Nazi de Hitler fue el primer país de Occidente en legalizar la eutanasia, es decir, el asesinato de personas por motivos “eugenésicos”. Bajo esta legislación se asesinó “legalmente” a miles de personas con discapacidades y con síndrome de Down.

Parece que los progresistas españoles que admiran películas de jóvenes discapacitados (de moda en los Goya) no tienen ningún reparo en apoyar una legislación que permite, como en el caso nazi, asesinar legalmente a los bebés con discapacidades.