Estudiando Los 7 Hábitos (II) Proactividad

El primer hábito que la gente altamente efectiva tiene interiorizado es el de la PROACTIVIDAD.

Las personas altamente efectivas son proactivas.

Proactividad significa ser Responsable de tu propia vida. Mientras que la vida de la gente Reactiva es controlada por el ambiente físico (circunstancias) o por el ambiente social (otras personas) la vida de las personas Proactivas es controlada por ellas mismas.

Proactividad es la capacidad de subordinar los impulsos a los valores (ver el apartado de Valores en el ensayo (I) de esta serie). La gente Reactiva se deja dominar por sus impulsos y sentimientos, por ello no controlan su vida, sino que ésta es controlada por lo que piensan o dicen otras personas, o por las circunstancias de cada momento. Sin embargo la gente Proactiva interioriza y asume unos valores correctos y bien definidos, y reacciona conforme a los mismos, y no conforme a impulsos externos o sentimentales.

Una máxima de la proactividad es asumir que nosotros somos lo que somos como consecuencia de nosotros mismos, de nuestras decisiones pasadas y presentes. Y somos nosotros los únicos que podemos cambiar nuestro futuro.

negocio

HACER QUE LAS COSAS PASEN

Proactividad es tomar la iniciativa y asumir nuestra responsabilidad de hacer que las cosas pasen.

Mientras que la gente reactiva espera que las cosas pasen, las personas proactivas hacen que las cosas pasen.

Las personas reactivas esperan que suceda algo, que alguien se haga cargo de ellas, que alguien o algo resuelva los problemas. Sin embargo, las personas que triunfan son aquellas que son soluciones en sí mismas para los problemas. Crean soluciones, y no problemas.

Las personas proactivas en cuatro pasos:

  1. Toman la iniciativa.
  2. Para hacer lo que resulte necesario.
  3. De manera congruente y de acuerdo a los valores correctos.
  4. Y realizan la tarea.

LENGUAJE PROACTIVO

El lenguaje, la capacidad de comunicarnos con el resto de seres humanos, nos diferencia del resto de animales y nos convierte en personas civilizadas. Por ello es muy importante que nuestro lenguaje sea siempre proactivo, y no caiga en la reactividad.

El lenguaje reactivo deriva en profecías autocumplidas: <<seguro que no lo voy a conseguir>> <<me tienen manía>> <<nunca tengo suerte>>. Sin embargo el lenguaje proactivo es positivo y responsable: <<haré todo lo que esté en mi mano>> <<me comprometo a intentarlo>>.

La gente proactiva entiende que Amar es un verbo, y el Amor, el sentimiento, es el resultado de Amar, de ejercer el verbo. Las personas proactivas hacen hincapié en el verbo amar: sacrificarse por los demás.

El ambiente lingüístico correlaciona con la especialización hemisférica en el área de Broca

TENER FRENTE A SER

Mientras que las personas Reactivas hablan de “Tener”: <<si yo tuviese más constancia>> <<él tiene más constancia>>, lo cual sitúa los problemas fuera de nuestro circulo de influencia, puesto que creemos no tener el control.; Las personas proactivas hablan de “Ser”:<<puedo ser más constante>> <<él es más constante>> lo cual traslada el problema a nuestro circulo de influencia, al ser nosotros responsables de nuestra manera de ser, y por tanto poder cambiarla.

CIRCULO DE PREOCUPACIÓN Y CIRCULO DE INFLUENCIA

Debemos distinguir claramente entre aquellas preocupaciones sobre las que tenemos capacidad de influir (el resultado de nuestro trabajo, la educación de nuestros hijos, etc…) y aquellas otras en las que poco o nada podemos hacer (una recesión económica internacional, un programa educativo público que nos parece poco adecuado, etc…).

Las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia, en aquellas cosas en las que pueden influir activamente y sobre las que deben actuar, lo cual acrecienta su energía positiva.

Mientras que por el contrario las personas reactivas se focalizan en el círculo de preocupación, esto es, en los defectos de otras personas, o en problemas y circunstancias del medio sobre las que no tienen ningún control. Evidentemente sin poder conseguir resultados firmes, lo cual les desmotiva y vuelve su energía negativa.

circulo de influencia

¿CÓMO ABORDAR LOS PROBLEMAS?

Todos los problemas que afrontemos pueden recaer en tres áreas distintas, y según aquella en la que recaigan las personas proactivas los abordarán de las siguientes maneras:

  1. Área de Control directo: Involucra nuestra propia conducta, corresponden al área de Influencia. Hay que abordarlos proactivamente, en base a nuestros valores.
  2. Área de Control Indirecto: Tiene que ver con la relación con los demás y con el medio. Se resuelven mediante métodos de influencia humana y mediante la efectiva interrelación (los hábitos 4, 5, y 6 que estudiaremos en posteriores ensayos).
  3. Área dónde no tenemos ningún control: Si nada podemos hacer al respecto, la manera de afrontar dichos problemas es asumir la responsabilidad de modificar nuestras actitudes hacia ellos. Lo adecuado aquí es aceptar que no lo podemos cambiar, sonreír y vivir con ello. De este modo no les otorgamos a dichos problemas el poder de controlarnos. Esta es la actitud que logró salvar del horror del campo de concentración Nazi a personas como Victor Frankl, cuyo ejemplo cita el profesor Covey en su obra, o la actitud que toman las personas altamente efectivas ante una enfermedad como el Cancer.

AGRANDANDO EL CIRCULO DE INFLUENCIA.

Según vamos actuando de manera proactiva, conforme a todo lo expuesto en este ensayo, vamos agrandando nuestro círculo de Influencia, y vamos siendo más efectivos.

La autoconciencia y la conciencia moral nos permiten identificar aquellas áreas que realmente están dentro de nuestra área de influencia: áreas de debilidad, de mejora, sobre las cuáles trabajar para desarrollar, cambiar o eliminar. Con imaginación, voluntad de independencia y responsabilidad nos acercamos a dichos problemas y los transformamos en éxitos. Establecemos metas y objetivos, y actuando proactivamente cumplimos nuestros compromisos y problemas.

Así poco a poco vamos superando las problemáticas, va creciendo nuestra efectividad intrapersonal e interpersonal, y vamos teniendo mayor influencia sobre el resto de personas y circunstancias.

RESPONSABILIDAD, ELECCIONES Y CONSECUENCIAS.

Nos dice Covey que si coges una punta del palo, coges también la otra. No se puede coger un palo y llevarnos solo una de las puntas del mismo. Esto quiere decir que a veces cogemos algo que más adelante en el tiempo, al ver la otra punta, resulta que fue el palo equivocado.

Y es que todas nuestras elecciones en la vida tienen consecuencias, y debemos aceptarlo. La mejor manera de vivir con un erro del pasado es asumirlo. Solo son realmente errores aquellas consecuencias negativas de las que no aprendemos, el resto son lecciones de las cuáles extraemos aprendizajes.

Las personas proactivas reconocen sus errores, los corrigen y aprenden de ellos, para no volver a cometerlos. Transforman el fracaso en éxito.

Vía | Stephen R. Covey. Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente.  (Paidos Ibérica, 2011)

Más información | gestiopolis   Monografías.com  liderazgohoy

Imágenes | Pixabay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s