El Coste de Oportunidad

Uno de los conceptos fundamentales de la moderna teoría econóica es el del coste de oportunidad, expuesto por primera vez por Friedrich von Wieser en su obra Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft (Teoría de la Economía Social) en 1914.

La economía orbita sobre cuatro conceptos centrales: fines, medios, valor y utilidad.

La acción humana se concreta en que el hombre desea satisfacer los fines que se propone (comer, dormir, comprarse un coche, etc…) y utiliza para ello los medios a su disposición.

Si existiese una abundancia ilimitada de bienes (como en el Paraíso) no habría ningún problema para satisfacer cualquier fin en cualquier momento. Sin embargo la realidad es que en nuestro mundo los medios son escasos.

Por ello, cuando el hombre utiliza un medio concreto para satisfacer un fin determinado, estará renunciando a la satisfacción de otro fin alternativo.

eco1Las personas valoran por ello sus fines en función de sus deseos subjetivos (primero comprar comida, segundo comprar una cama, tercero comprar un coche, etc..). Cuándo tiene mucho dinero, podrá satisfacer muchos fines, pero con menos dinero lo utilizará para satisfacer los fines que ha ordenado en primer lugar, más arriba en su escala de valoraciones personales. El valor es la apreciación subjetiva que las personas dan a los fines, siendo de más valor el que primero ordenan en dicha escala.

Y los medios que tienen a su disposición los ordenaran según la utilidad que entiendan que les reportarán para lograr sus fines.

El coste es el valor subjetivo que la persona da al fin al que debe renunciar por utilizar un medio escaso para satisfacer otro fin. A este valor subjetivo lo llamamos Coste de Oportunidad.  

Al igual que los fines y su valoración son obra de cada persona, no están dados ni determinados, el coste es un concepto subjetivo, no es un elemento técnico en el sentido que lo entienden los economistas de la escuela clásica.

La mejor manera de entenderlo es recurrir a un ejemplo.

economia2Imaginemos que un empresario inmobiliario tiene 300.000 € y puede utilizarlos para comprar un solar urbano, o bien para adquirir un piso en el centro de la ciudad. El empresario valorará ambas opciones pensando en el precio al que podrá vender estos activos dentro de un año. Pensemos que este empresario cree que el solar tendrá una mayor revalorización, puesto que el plan urbanístico municipal pasa por construir un parque y un colegio cerca del mismo,  y se decanta por utilizar sus recursos monetarios para comprar el solar.

Siguiendo con nuestro ejemplo, si pasado un año el solar se ha revalorizado y el empresario lo vende a un cliente por 310.000 € habrá obtenido un beneficio contable de 10.000 €. Pero el beneficio contable con contempla el coste de oportunidad. Debemos entender que el verdadero beneficio empresarial debe contemplar, además de los costes contables, los costes de oportunidad.

Si el piso se revalorizó de tal manera que el empresario lo hubiese podido vender por 305.000 € pasado un año, el solar le ha reportado un beneficio empresarial de 5.000 € por la diferencia entre el fin al que destino los medios a su disposición (el solar) y el fin alternativo al que renunció (el piso). A los 10.000 € de beneficio contable habría que restar los 5.000 € de la revalorización del piso que ha dejado de ganar por haber optado por el solar.

Es muy importante manejar los conceptos de beneficio empresarial y coste de oportunidad, ya que muchas veces se puede haber obtenido un beneficio contable, pero haber incurrido en pérdidas empresariales.

Imaginemos ahora que el centro de la ciudad se ha puesto de moda entre los compradores, y tiene mayor demanda que las afueras, por lo que mientras que el solar se revaloriza a 310.000 €, el piso en el centro se ha revalorizado hasta los 315.000 €. El empresario de nuestro ejemplo ha tenido un beneficio contable de 10.000 €. Pero ha dejado de ganar 15.000 € que hubiese podido obtener de haberse decantado por el piso en vez de por el solar. Por lo que mientras que su beneficio contable es positivo, ha incurrido en unas perdidas empresariales de 5.000 € al restar el coste de oportunidad de 15.000 € en el que incurrió al comprar el solar.

Resumiendo, los costes de una decisión económica no son solamente los que destinamos a los medios que utilizamos para satisfacer un fin, sino también lo que dejamos de hacer por satisfacer el mismo. Un gran avance en el pensamiento económico que debemos a Wieser y a la Escuela Austriaca.

Vía | Anarcocapitalista. Lecciones de Economía del Profesor Huerta de Soto. 

Más Información | Instituto Juan de Mariana    Eumed   Instituto Mises

Imágenes | pixabay  pixabay 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s