Ventaja Comparativa y Comercio Internacional

Rompiendo con el pensamiento político proteccionista de su época, el cuál prescribía que un Estado debía defender a sus comerciantes no importando mercancías de otros países,  en 1817 publicaba el economista clásico David Ricardo su obra “Principles of Political Economy” en la que venía a demostrar que si un país se especializaba en producir aquellos productos en los que era más competitivo, y después utilizaba la parte de dicho producto que no consumía para comerciar con el resto de países a cambio de los productos donde era menos competitivo, obtendría un resultado más óptimo que el resultado de producir por sí mismo tanto los productos donde es competitivo como aquellos dónde no lo es.

Esta obra se considera la piedra angular del Comercio Internacional, y dio inicio a una nueva forma de abordar las políticas internacionales de comercio.

Veamos con un ejemplo práctico cómo dos países que se especializan en aquella mercancía dónde son más competitivos y luego comercian entre sí acabarán con una situación final más óptima que la de partida.

Imaginemos que tanto en Suiza como en España se utilizan 1840 horas al año para producir relojes y naranjas, concretamente 920 horas en cada país se utilizan para producir naranjas y otras 920 horas para producir relojes. Pero sin embargo por las distintas condiciones meteorológicas y demás factores el resultado final es asimétrico, y da como resultado que en España se logran 1.000.000 naranjas al año utilizando dichas horas de trabajo, y 100 relojes al año, mientras que en Suiza se producen anualmente con dichas horas de trabajo anuales 100.000 naranjas y 600 relojes.

comercio internacional 1

El resultado en ausencia de especialización y comercio internacional es que cada año se producen 1.100.000 naranjas y 700 relojes.

España es más competitiva en la producción de naranjas que Suiza, porque produce 1.087 naranjas por hora de trabajo, frente a las 109 naranjas por hora que logra el otro país. Sin embargo Suiza es más competitiva que España en la producción de relojes, puesto que produce 0,65 relojes por hora, más de seis veces superior a los 0,109 relojes por hora que logra España.

Ahora pensemos que España se dedica solamente a producir naranjas mientras que Suiza se dedica solamente a producir relojes.

comercio internacional 2

El resultado es que la producción total anual de naranjas se eleva a 2.000.080 unidades y la producción total anual de relojes sube hasta las 1.200 unidades.

Son 900.080 naranjas más y 500 relojes más que en ausencia de especialización.

¿Y cómo comerciarán entre sí? Si la producción de ambas mercancías se ha logrado con el mismo coste de horas de trabajo, y asumimos que se utiliza dicho factor como denominador común, un reloj suizo cuesta 1.666 naranjas. Así España podrá comprar relojes por 1,5 horas de trabajo (que es lo que le supone producir dichas naranjas) mientras que antes un reloj le costaba 9,2 horas de trabajo. Por su parte, Suiza podrá comprar 1.666 naranjas por  1,5 horas de trabajo que le cuesta producir un reloj  mientras que antes necesitaba 15,2 horas de trabajo para producir la misma cantidad de naranjas.

Resultado: ambos países han mejorado sustancialmente su situación particular, a la vez que han mejorado igualmente la situación general agregada. La especialización y el comercio internacional han contribuido a aumentar el nivel de vida, con más productos a un menor precio.

800px-Centro_de_Comercio_Internacional_-_Bogota

Cómo dice el Profesor Huerta de Soto en un ejemplo similar, la forma más barata de comprar naranjas para Suiza es hacer relojes, mientras que la manera más barata de comprar relojes para España es producir naranjas.

¿Y qué sucedería en el caso de que un país fuese más competitivo en producir ambos bienes, tanto naranjas como relojes? La ley de la ventaja competitiva se sigue cumpliendo igualmente, si el país inferior en la producción de ambos productos se especializa en producir aquellos en los que es relativamente más competitivo, aunque el otro país sea también mejor en dicho producto, mientras que el segundo país mejor en ambos se especializa en producir el otro producto, la situación final será también mejor que la inicial.

Por supuesto, huelga decir que en este ejemplo hemos simplificado al máximo situaciones reales, pues la realidad industrial y de producción es mucho más compleja, y existen evidentemente miles de productos en cada país; de la misma manera hemos obviado el hecho de que el valor de un producto no reside en la cantidad de horas de trabajo, ni de ninguna otra materia prima, sino de la demanda y los gustos de los consumidores. Pero la idea fundamental de la especialización y la ventaja comparativa siempre se cumple, forma parte de la teoría económica fundamental que rige la acción humana y el comercio internacional.

Vía | Elaboración Propia

Más información | El Blog Salmón  Punto de Vista Económico

Imágenes | Wikimedia  y Elaboración propia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s