¿Qué es el Capitalismo?

Cuándo tienes que cavar una zanja, es mucho más fácil hacerlo con un pico y una pala que con las manos. Cuándo tienes una retroexcavadora, es aún más fácil que cavar a pico y pala. La diferencia entre tener una retroexcavadora y un pico es una diferencia en el capital poseído. Contar con un pico y una pala es contar con más capital que si tienes que cavar con las manos desnudas.

Capitalismo significa acumulación de capital. Una sociedad capitalista es una sociedad que cuenta con una acumulación de capital determinada (retroexcavadoras, altos hornos, grandes edificios de oficinas, o equipos informáticos) que le permite ser más productiva que de no contar con la misma.

Una hora de trabajo de un obrero de Estados Unidos es más productiva que una hora de trabajo de un obrero de Venezuela gracias a que el trabajador norteamericano tiene a su disposición medios de capital en mayor cuantía y de mayor calidad que los del trabajador de Sudamérica.

El capitalismo es la forma de organizar una sociedad que se basa en la defensa de la libertad del individuo, la igualdad de todos los ciudadanos, la propiedad privada y el derecho de cada hombre a ser el dueño del resultado de su trabajo; En resumen, se basa en el respeto a los principios generales del Derecho para propiciar la acumulación de capital.

De hecho, en toda sociedad que respete estos principios jurídicos fundamentales, como son la libertada, la igualdad y la justicia, se dará de manera automática como resultado una sociedad capitalista, pues el hombre tiende a crear y avanzar en la búsqueda de beneficio y comodidad, en tanto que nadie interfiera en ello, y para avanzar necesita ir acumulando capital, es decir, ir generando máquinas, edificios o equipos informáticos. El bien común no es sino que cada uno pueda buscar en libertad su bien personal. Al interactuar cada individuo con los demás, y tener que comprar y vender, o prestar sus servicios, se generará riqueza para todos.

Recordando lo que nos decía Adam Smith no es por la benevolencia del bodeguero que tengo buen vino en mi mesa, sino por su afán de lucro. Él se esfuerza durante un año, o dos, o cinco, para hacer el mejor vino y poder venderlo al mejor precio. Y yo me esfuerzo en trabajar para poder tener en mi mesa el mejor vino sin arruinarme por ello.

El respeto a los principios generales del Derecho supone respetar las más fundamentales leyes económicas. Todos los bienes y servicios se rigen por la ley de la oferta y la demanda, pues si alguien interfiere estaría descoordinando el proceso más eficiente de intercambio social de los bienes. El valor subjetivo y la ley de la utilidad marginal decreciente guiarán a cada hombre libre para pujar en la oferta y demanda de los bienes. La especialización en el trabajo que vuelve mejor panadero al panadero y mejor agricultor al agricultor solo puede ser posible desde la libertad, la igualdad y la justicia. El tiempo que necesita un vino de reserva o de crianza para elaborarse, o un tren de alta velocidad para construirse, solo será posible desde el respeto a la seguridad jurídica, donde el hombre sepa que hay unos principios jurídicos fundamentales que se mantienen vigentes por siempre, y no cambian de un día para otro.

Cualquier interferencia en la propiedad de un hombre supone un delito. Da igual que el dinero me lo quite un delincuente bajo la coacción de una pistola, un estafador refinado o bien un político que quiere financiar un proyecto que a él le parece magnifico, pues en los tres casos el hecho objetivo de que otro me quite lo que es mío supone un ilícito penal llamado robo. Por ello, en una sociedad capitalista la expresión del Estado debe ser mínima, pues toda actuación del mismo debe pagarla alguien, y el proceso coactivo necesario para obtener esa financiación, llámese impuestos o deuda pública, supone perjudicar el patrimonio del hombre común. Además, cualquier acción que un gobierno determine sobre los demás, estará coartando la libertad individual.

La libertad de un individuo termina donde empieza la de los demás. Bajo el respeto a los principios jurídicos, cualquier intromisión en la esfera de libertad de otro individuo debe penarse como tal. Puesto que por lo tanto debe existir una policía que arreste al delincuente, un juzgado que lo pueda enjuiciar y una prisión donde deba cumplir la pena correspondiente, se hace necesaria la existencia de un gobierno mínimo, a los solos efectos prácticos de proteger la libertad y el patrimonio de cada hombre. Por ello será necesario contribuir a dicho estado mínimo. Pero toda vez que dichos servidores públicos intentasen ir más allá de su función, estarían perjudicando al ciudadano libre.

Así, una sociedad capitalista no es más que una sociedad que respeta la ley y los derechos naturales de cada hombre, logrando con ello que cada hombre al buscar su bien individual contribuya al bien general. Y al avanzar en su búsqueda, le será posible ir acumulando capital que volverá más productiva dicha sociedad. Como dijimos antes, en una sociedad capitalista podemos permitirnos tener tiempo de ocio porque contamos con máquinas para hacer las zanjas, mientras que en una sociedad sin dichos medios de capital, donde deban cavar a pico y pala, o con las manos, gozarán de mucha menor calidad de vida.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s