LA OBLIGACIÓN

El concepto de Obligación es uno de los ejes centrales del Derecho, y más concretamente del Derecho Civil. Y es que la obligación vertebra el sistema jurídico y las relaciones legales entre las personas.

Se define como la relación jurídica en virtud de la cual una persona, acreedor, tiene el derecho de exigir de otra, deudor, el cumplimiento de una determinada prestación y esta última, el deber jurídico de cumplirla.

Dicha prestación puede consistir en Dar, Hacer o No Hacer algo (art. 1088 CC)

Los elementos subjetivos de la obligación son el acreedor y el deudor. Y es que una obligación jurídica exige la participación de al menos dos personas, si bien pueden ser más los sujetos intervinientes (por ejemplo un acreedor y varios deudores, o viceversa). En el caso de que intervengan varios deudores pueden darse obligaciones solidarias, mancomunadas o parciarias. Los intervinientes deben tener capacidad jurídica.

El elemento objetivo de la obligación es la prestación, es decir, el comportamiento de dar, hacer o no hacer, a que el vínculo o relación jurídica obligatoria sujeta al deudor y que en contrapartida tiene derecho a exigir el acreedor. El objeto debe ser posible, lícito, determinado o determinable, económicamente valorable y tener una fecha de cumplimiento.

El vínculo es la relación jurídica existente entre acreedor y deudor, y tiene un doble aspecto: el débito, que supone que el deudor debe observar una conducta; y la responsabilidad, pues de la observancia de esa conducta responde el patrimonio del deudor.

La causa debendi u obligationis es la razón de ser del deber que tiene el deudor de cumplir la obligación. Nuestro Código Civil cita como fuentes de las obligaciones (1089 CC):

–          La Ley.

–          Los contratos.

–          Los cuasicontratos.

–          Los actos u omisiones ilícitos.

–          Los actos u omisiones en los que intervenga culpa o negligencia.

Así, los contratos serán la principal fuente de obligaciones en el tráfico mercantil y en la vida cotidiana de las personas. Las obligaciones que nacen de los contratos son ley entre las partes, y deben cumplirse a tenor de los mismos (1091 CC).

La Ley también constituye fuente de obligaciones, si bien las obligaciones legales jamás se presumen, y deben estar expresamente determinadas (1090 CC).

Los cuasicontratos son los hechos lícitos y puramente voluntarios, de los que resulta obligado su autor para con un tercero y a veces una obligación recíproca entre los interesados (1887 CC). En nuestro Derecho positivo son la gestión de negocios ajenos y el cobro de lo indebido.

También se derivan obligaciones de los actos u omisiones ilícitos, que se regulan en el Código Penal y leyes penales.

Por último, los actos u omisiones culposos o negligentes son también fuente de obligaciones, que nuestro Código Civil regula bajo el marco de la Responsabilidad Extracontractual en el Capítulo II del Título XVI.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s