El Dinero. Tipos de Dinero.

EL DINERO.

El dinero es una mercancía que permite ejercitar el cambio indirecto en la economía, esto es, puede intercambiarse de manera muy sencilla por cualquier otro bien de dicha economía. Ello supone que su posesión permite adquirir cualquier otra mercancía, sin tener que transaccionar de manera directa entre bienes menos líquidos, buscando comprador por comprador. Por poner un sencillo ejemplo, en una economía de cambio directo si el lechero quiere carne, y el carnicero quiere pan, el lechero tendrá que intercambiar su leche por pan para conseguir carne, por lo que si al panadero no le gusta la leche y el carnicero solo quiere pan, el lechero se queda sin carne. En una economía de cambio indirecto, el lechero podrá cambiar por dinero su leche y utilizar dicho dinero para adquirir directamente carne.

Para que un bien pueda utilizarse como dinero evidentemente debe poseer un alto grado de intercambiabilidad o liquidez, es decir, que sea muy fácil intercambiarlo en distintos momentos del tiempo sin grandes oscilaciones en su precio de un día para otro. Ello presupone que su spread (diferencia entre el precio de compra marginal y el precio de venta marginal) varíe menos que proporcionalmente ante aumentos del stock en circulación de dicha mercancía (dinero), manteniéndose casi inalterable su utilidad marginal ante aumentos de su stock (la utilidad marginal de un bien es decreciente, cada nueva unidad de un bien tiende a reducir el mismo, pero en el caso de los bienes que pueden utilizarse como dinero apenas decrece cuando aumentamos nuevas unidades).

Además, la mercancía que cumpla la función de dinero en una economía debe por su naturaleza ser capaz de conservar su valor a lo largo del tiempo, así como entre distintos lugares del espacio.

.

TIPOS DE DINERO.

Podemos distinguir entre dinero en sentido estricto, esto es, aquellos bienes que cumplen la función de intercambio por la aceptación como tal medio por parte de la sociedad. Y el dinero en sentido amplio, que incluye en la categoría aquellos bienes que pueden ejercer como sustitutos monetarios.

El dinero en sentido estricto, a su vez, puede dividirse en tres grandes tipologías:

–          Dinero Mercancía.

–          Dinero Crédito.

–          Dinero Fiduciario.

 

Dinero Mercancía es justo aquello que se explicó en el primer punto de este ensayo, es decir, una mercancía que cumple la función de dinero. A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha ido utilizando, en distintos lugares y en diferentes momentos, distintas mercancías en el cambio indirecto,  como el ganado, los caballos, la sal, los granos de maíz, la plata o el oro. El oro acabó imponiéndose entre la mayor parte de personas y países como la mercancía que mejor cumple la función de dinero.

Si se deposita el oro en un lugar suficientemente seguro (orfebre, banco..) y el depositario emite recibos de depósito, al portador, el depositante puede utilizar dichos recibos para transaccionar en el comercio. Este es el origen de los billetes: recibos o certificados de depósito a la vista, que permiten a sus tenedores no tener que portar oro, pudiendo utilizar los mismos en la compra, y siendo liquidables a la vista a su tenedor, ante el depositario. Estos billetes son sustitutos monetarios, pues no siendo dinero se pueden utilizar como tal por su liquidez inmediata, esto es, por poder ser liquidados en oro directamente en cualquier momento.

Los billetes, como sustituto monetario del dinero mercancía, presuponen que el deposito permanece siempre en su totalidad e integridad.

Dinero Crédito es aquella forma de dinero, es decir, de bien utilizable para el cambio indirecto, que no representa liquidez presente, sino futura. Un crédito es un intercambio de un bien presente por un bien futuro. Y en el caso del dinero crédito la función de dinero la cumplen títulos que no son liquidables a la vista, pero sí en el futuro. Por ejemplo, durante las guerras napoleónicas, el Banco de Inglaterra suspendió la convertibilidad de sus billetes por oro, pero los ciudadanos siguieron intercambiando dichos billetes como dinero en el tráfico mercantil, por la seguridad que tenían en que en un momento futuro podrían estos títulos ser liquidables en oro.

En los florecientes mercados de Lancashire y Manchester en los tiempos de Adam Smith las letras de cambio con vencimientos hasta 90 días debidamente aceptadas y firmadas circulaban como dinero entre los bancos y mercaderes, tal y como Smith dejó reflejado en su obra. Estas letras mercantiles tenían siempre una contrapartida en mercancías como trigo, maíz, vino, harina o verduras (no se admitían letras financieras) y se estimaba que en un plazo igual al de una estación del año siempre acabarían siendo vendidas dichas mercancías, por las propias necesidades del ser humano. Así, estas letras serían sustitutos monetarios del dinero crédito, puesto que circulan como dinero y pueden liquidarse en un momento futuro.

El dinero fiduciario o dinero fiat es aquél título que cumpliendo la función de dinero no es liquidable por una mercancía que represente liquidez. No tiene una contrapartida que lo respalde materialmente, sino que es una razón formal la que convierte a dichos títulos en dinero. Dicha razón formal es la ley o mandato del gobierno.

También hablamos de dinero fiduciario cuándo estos títulos no están respaldados al cien por ciento por un depósito de dinero mercancía. Este es el caso de la reserva fraccionaria, es decir, cuándo el coeficiente de reserva que debe conservar el depositario es el cincuenta por ciento, por ejemplo, pudiendo utilizar mientras dure el depósito en sus manos el otro cincuenta.

La palabra “fiducia” en latín significaba confianza, y es dicha confianza, en el gobierno que emite los billetes fiduciarios o en la organización bancaria que no respalda al cien por cien sus depósitos, lo que sustenta este tipo de dinero.

 

 

 

BREVE EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS TIPOS DE DINERO.

El oro, como ya dije antes, acabó imponiéndose como el dinero mercancía de referencia en todo el mundo. Hasta la Ley de Peel, en 1844, los billetes emitidos por los bancos depositarios debían estar respaldados al cien por cien por oro, y esta ley vino a crear la reserva fraccionaria, es decir, la posibilidad de que los billetes no tuviesen un respaldo de la totalidad del depósito que representan, sino solo de una parte. Esta reserva fraccionaria se extendió rápidamente al resto de países. Un siglo después, en 1944, los Acuerdos de Bretton Woods pusieron fin al patrón oro. Si hasta ese momento los billetes debían emitirse en función de las existencias de oro, aunque solo tuviesen que ser respaldados en una parte y no en su totalidad por oro, este nuevo marco vino a dictaminar la posibilidad de emitir billetes sin ningún depósito tras de sí, más allá de la confianza en los gobiernos y bancos emisores en dichos billetes.

Y este es el escenario actual, la moneda de todos los países hoy en día no tiene un respaldo real por oro o por otra mercancía, sino que solamente circula por nuestra propia confianza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s